soluciones tecnológicasInsurance Europe ha publicado su respuesta a una consulta de la Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM) sobre su solicitud de asesoramiento en materia de financiación digital, que se centra en la fragmentación y la no integración de las cadenas de valor, las plataformas digitales y los riesgos de los grupos de actividad mixtos.

En cuanto a la fragmentación y la no integración de las cadenas de valor, el organismo indica que la cooperación/colaboración con los socios siempre ha sido un aspecto importante del mercado de seguros, como, por ejemplo, en el contexto de la intermediación de seguros. “La evolución del entorno digital -explica – ha supuesto simplemente un aumento del alcance y la diversidad de la colaboración, lo que permite a las aseguradoras mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a los consumidores para atender mejor sus intereses y necesidades”.

Un importante beneficio potencial de las plataformas digitales es, en opinión de Insurance Europe, que pueden ofrecer nuevas formas y canales para acceder a los seguros y pueden contribuir potencialmente a reducir las lagunas de los seguros. Por el contrario, el riesgo más importante es el potencial de distorsión del mercado si no se garantiza una verdadera igualdad de condiciones y una competencia leal.

Aseguradoras vs BigTech

En cuanto a los riesgos de los grupos de actividad mixta, Insurance Europe destacó que el sector europeo de los seguros es un sector ampliamente regulado y supervisado, con un sólido marco de conducta empresarial y prudencial. Sin embargo, recuerda que, mientras que las nuevas oportunidades tecnológicas y el nuevo comportamiento de los clientes permiten nuevos conceptos de servicio, también han entrado en el mercado nuevos proveedores de servicios, como las BigTech.

Por ello, el organismo defiende la importancia de mantener una verdadera igualdad de condiciones entre las aseguradoras y los actores de BigTech, evitando al mismo tiempo el arbitraje regulatorio a nivel europeo. La atención, según alega, debe centrarse en garantizar que el marco regulador del sector asegurador siga basándose en la actividad y siga el principio de “mismas actividades, mismos riesgos, mismas normas”. “Esto contribuiría a garantizar que, incluso cuando su actividad empresarial se centre únicamente en una parte específica de la cadena de valor, esté sujeta a las mismas normas que el resto de las empresas que realizan la misma actividad”, concluye.