sandbox

La Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Senado ratificó el pasado miércoles la ponencia y el dictamen de la Comisión sobre el Proyecto de Ley para la transformación digital del sistema financiero, que regula los espacios controlados de pruebas, más comúnmente conocidos como sandboxes.

En el informe ahora ratificado se incluyen las dos modificaciones que se hacen eco de la petición realizada desde UNESPA. Por un lado, la aclaración de la legislación aplicable a estos espacios controlados de pruebas.

Por otro, el hecho de que las experiencias derivadas de los espacios de pruebas se utilicen para llevar a cabo un ejercicio de simplificación normativa como mecanismo necesario para el efectivo desarrollo de la innovación y para simplificar las obligaciones existentes cuando ello sea posible, de forma que se puedan evitar solapamientos y duplicidades normativas.

UNESPA también considera positiva la nueva propuesta que solicita que los plazos regulados para la “pasarela de acceso a la actividad” (autorización administrativa para entidades que hayan testado un proyecto en el sandbox) no se reduzcan automáticamente a la mitad. En su lugar, se establece caso por caso en función del supuesto en cuestión.

Garantías y protocolo de pruebas

Por otra parte, el Título II del proyecto de ley se refiere, entre otros aspectos, al régimen de garantías establecido en la fase de pruebas. Se indica que, en el momento del comienzo de las mismas, los promotores deberán disponer de garantías financieras, para cubrir la responsabilidad por los daños y perjuicios en los que pudieran incurrir. Podrán formalizarse a través de seguros, avales bancarios o fianzas.

Asimismo, establece el régimen de responsabilidad del promotor en el caso de que exista un incumplimiento del protocolo de pruebas que se deriven de riesgos no informados o cuando medie culpa o negligencia por su parte. Este protocolo de pruebas se suscribirá en el plazo de tres meses entre el promotor y el supervisor correspondiente en función del ámbito al que pueda afectar el proyecto (Banco España, CNMV o DGSFP) y sean responsables del seguimiento del proyecto por su competencia material.

En el protocolo de pruebas se establecerán las normas y condiciones del proyecto en el que se incluirá el sistema de garantías que resulte adecuado para cubrir la eventual responsabilidad del promotor.