fraude_online

TransUnion acaba de presentar su estudio Consumer Pulse en el que se explora el comportamiento de los consumidores españoles respecto al robo de identidades en las transacciones online.

El estudio revela que más de un tercio de los españoles (35%) admite haber sido objetivo de fraude a través de mensajes de texto, llamadas de teléfono, correo electrónico o durante sus actividades online en los últimos tres meses. La Generación Z es la más impactada en este sentido, con un 47% de los consumidores de este grupo afirmando haber sido objetivo de fraude.

Por otro lado, se pone de relieve que el patrón de fraude más denunciado entre los que aseguran haber sido objetivo de algún fraude fue el smishing (mensajes de texto al móvil en los que se solicitan, de forma fraudulenta, datos personales), con un 35%. La mitad de los individuos englobados en el grupo Baby Boomers (47 %) asegura haber recibido un mensaje de este tipo en los últimos tres meses.

En general, los esquemas de fraude más frecuentes en España, además del smishing, incluyen el robo de tarjetas, cargos fraudulentos, vishing (llamadas de teléfono en las que se solicitan, de forma fraudulenta, datos personales) o estafas en las que un tercero ilegítimo se hace pasar por un vendedor oficial en una tienda online.

Tres de cada cuatro, preocupados por sus datos

Las preocupaciones relacionadas con el robo de identidades y a la hora de compartir información personal se mantienen en rangos elevados. Tres de cada cuatro (75%) españoles confiesan que están “muy preocupados” o “algo preocupados” cuando comparten información personal. Las razones son la posibilidad de que se les robe dicha información (para el 70 %), la invasión a la privacidad (para el 60 %) o el hecho de que se puedan utilizar sus datos para recibir comunicaciones comerciales no solicitadas (37 %).

“Las preocupaciones relacionadas con los datos personales entre los ciudadanos españoles envían un mensaje claro a la hora de que las compañías protejan los datos de sus clientes de forma apropiada y eleva la preocupación de los problemas mencionados, con el objetivo de que los compradores puedan llevar a cabo sus transacciones sin temor”, alerta Lisette González, directora general de TransUnion en España.