datos_Sintetico_IA_algoritmo_flor_tecladoEl sector de los seguros se enfrenta a un gran desafío: adaptarse a las nuevas demandas y expectativas de los clientes en un entorno cada vez más digital y competitivo. Para ello, es necesario contar con herramientas que permitan diseñar productos personalizados, eficientes y rentables, que satisfagan las necesidades de cada cliente y se anticipen a los riesgos potenciales.

Una de estas herramientas es la inteligencia artificial (IA), que ha transformado la forma de gestionar y explotar la información. Gracias a la IA, los profesionales del sector pueden acceder a una gran cantidad de datos y analizarlos de forma rápida y precisa, lo que les permite tomar mejores decisiones y optimizar sus procesos.

Sin embargo, el uso de la IA también implica algunos retos, especialmente en lo que respecta a la privacidad y la protección de los datos personales de los clientes. Por ejemplo, ¿Cómo garantizar que los datos que se utilizan para crear y probar nuevos productos no vulneran los derechos de los individuos? ¿Cómo evitar que los datos reales se filtren o se manipulen?

El economista, periodista y autor José Mendiola Zuriarrain ha escrito un artículo en el blog de Mapfre en el que explica el valor de los datos sintéticos en la industria aseguradora. Según expone, teniendo en cuenta la explosión de la IA, aquí es donde entran en juego los datos sintéticos; una solución innovadora que ofrece múltiples ventajas para el sector de los seguros, pues son datos generados artificialmente mediante algoritmos y técnicas computacionales avanzadas, que imitan las características estadísticas de los datos reales, pero sin contener información personal identificable. De esta forma, se preserva la privacidad y el anonimato de los clientes, al mismo tiempo que se dispone de una fuente de datos ilimitada y diversa para realizar simulaciones y pruebas.

Cuatro beneficios

Los datos sintéticos tienen cuatro beneficios estratégicos para el sector de los seguros:

  1. Protegen la privacidad y el cumplimiento normativo. Al no estar vinculados a individuos específicos, los datos sintéticos respetan la legislación vigente en materia de protección de datos, como el GDPR en el ámbito europeo. Esto evita posibles sanciones, reclamaciones o daños a la reputación de las empresas, y refuerza la confianza de los clientes.
  2. Mejoran la calidad en las simulaciones para el desarrollo de nuevos productos. Los datos sintéticos permiten generar escenarios más amplios y variados que los datos reales, lo que facilita la detección y prevención de errores, anomalías o situaciones extremas. Así, se puede mejorar la precisión y la eficacia de los productos, y adaptarlos a las necesidades y preferencias de cada cliente.
  3. Aumentan la capacidad de innovación. Los datos sintéticos liberan a las empresas de tener que invertir recursos en la recolección y el tratamiento de datos reales, lo que les permite dedicarse a la creación y mejora de sus productos. Además, al contar con una mayor cantidad y diversidad de datos, se pueden explorar nuevas oportunidades y soluciones que no serían posibles con los datos reales.
  4. Reducen los costes y los riesgos. Los datos sintéticos suponen un ahorro de tiempo y dinero para las empresas, ya que no requieren de infraestructuras, personal o procesos específicos para su generación y almacenamiento. Además, al no contener información sensible, se minimiza el riesgo de sufrir ataques cibernéticos, filtraciones o manipulaciones.