Metaverso meta - avatarEl valor del metaverso ya supera los 500.000 millones de euros y se entrevé un crecimiento anual cercano al 40% hasta 2030, siendo los sectores más interesados en desarrollarse en este nuevo entorno la informática y las telecomunicaciones, el entretenimiento, el retail y el marketing y la comunicación. El nuevo ecosistema económico de bienes digitales ofrecerá oportunidades casi inimaginables hoy, a la par que plantea dudas sobre su funcionamiento y desarrollo futuro.

Pero la creación del metaverso no hay que atribuirla a la empresa Meta de Zuckerberg, pues ya en 2003 Second Life ofrecía a los usuarios la posibilidad de interactuar entre ellos, participar en actividades o incluso comerciar con propiedades virtuales, aunque esta plataforma no permitía una experiencia inmersiva. Del mismo modo, en 2020 irrumpió con fuerza Decentraland, otro ejemplo primitivo al metaverso: ya ofreciendo la experiencia inmersiva, importantes empresas optaron por realizar eventos en este mundo virtual, como es el caso del Repsol Tech Summit 2022, la Samsung Store 837X o el Santander X Global Challenge.

A pesar de las múltiples irrupciones en los universos alternativos, se espera que Meta encabece el desarrollo en el campo de los metaversos, ya que es la compañía que cuenta con más recursos tecnológicos y humanos. Y fue precisamente con el anuncio de Meta que el interés por los universos virtuales experimentó un boom. En este sentido, según los datos de BeConfluence, las búsquedas en Google mensuales del término ‘metaverso’ en España llegan casi al millón.

La nueva manera de consumir Internet

La escuela de formación tecnológica, Tokio School, apunta cuáles son las principales transformaciones que conllevará el metaverso para los consumidores ya que la confluencia de tecnologías, que aún están en desarrollo, plantea una nueva forma de aproximarse a la red web, basada principalmente en la experiencia. Así, según esta escuela, hay cuatro formas en la que el metaverso cambiará Internet:

  • Compras enfocadas en la experiencia. Los usuarios tendrán la opción de visitar tiendas en línea, en las que la experiencia inmersiva será clave en su toma de decisiones. Del mismo modo, de la mano de los NFT y las criptomonedas, también existirán dinámicas económicas totalmente virtuales.
  • Trabajo colaborativo. La realidad alternativa ofrece nuevas opciones para innovar en los procesos de trabajo, dando prioridad a la participación de los integrantes del equipo empresarial y creativo. Así, la experiencia laboral se modificará para dar paso a identidades digitales, entornos compartidos y eventos remotos.
  • Transformación del aprendizaje. Con la irrupción del e-learning en el mercado del aprendizaje, el metaverso propone nuevas opciones en el proceso de formación, ofreciendo desde clases virtuales inmersivas hasta mundos virtuales en los que la experiencia facilitará la adquisición de conocimiento. El aprendizaje cambiará por completo con la irrupción de las nuevas tecnologías.
  • Experimentación de eventos sin moverse de casa. Las posibilidades de los universos virtuales son casi ilimitadas para las acciones de publicidad y relaciones públicas. De este modo, ya son múltiples las acciones realizadas en el metaverso, como conciertos de artistas de talla mundial o incluso eventos que mezclan dinámicas de lo real y de lo virtual.