Miguel Benito[Miguel Benito, periodista especializado en Seguros]

«El Seguro arrastra dos fracasos: digitalización y malas experiencias». Así titulaba el periodista su tribuna del 10 de marzo en el Boletín Diario de Seguros. En ella, escribía que «con tantas preocupaciones legislativas y de mercado, el Seguro arrumba la digitalización como algo que está ahí, pero como no la entiende, es como si no fuera con él».

Y se pregunta:  «¿Y qué hace el Seguro ante este cambio? De momento, no supone ninguna prioridad. O no lo asume, o lo hace lentamente. No termina de convocar a los jóvenes talentos de sus empresas para que ayuden a cambiar el modelo de negocio. Y sin esa transformación más de uno se va a quedar en la cuneta».

Y continúa el periodista:

«Tras ver algunos vídeos de la última ‘Semana del Seguro’, observo que, por sus opiniones en materia de digitalización destacan dos personas: una es Rosa Bermejo, trabajadora del sector, y otra es Enrique Huerta, consejero delegado de LIBERTY SEGUROS. Rosa Bermejo lleva años estudiando marketing digital y otras materias de futuro y lo tiene claro: la digitalización lo va a ser todo. Huerta, políticamente correcto, dice que “los clientes tienen un camino diferente en la relación con las compañías e incluso con la Mediación. No distinguen dónde o cuándo quieren contactar. Ellos quieren tener el poder de hacer las cosas cómo y cuándo quieren”. Está todo dicho, por eso invita tanto a compañías como a mediadores a que se preparen ante ese cliente hibrido, “porque no creo que quiera relacionarse solo por Internet”. Dice que el mayor reto para las compañías es la integración de las distintas formas de acceder del cliente, y hallar más vías de colaboración y cooperación con los mediadores para conseguir esa accesibilidad que los clientes quieren tener».

«El viejo sueño interactivo se está convirtiendo en realidad y parece poco probable que el cliente quiera o pueda tener dos interlocutores: el mediador y la aseguradora. A futuro eso es un sueño, a menos que el mediador construya sus propios productos con mucho valor añadido. De ahí la crisis existente, que a tantos pilla con el pie cambiado. El uso de los dispositivos móviles es un triunfo de la tecnología al servicio de la sociedad y esta empieza a relacionarse por otras vías y acceder a incontables fuentes de información. Hasta los comparadores se ven superados, porque hay clientes que ya no solo buscan precio, sino opiniones sobre comportamiento con los asegurados o sobre la forma de gestionar. Los perfiles digitales que se construyen entre Redes Sociales, textos, vídeos y podcast son muy reveladores de la imagen que reflejan las compañías. Valoren si son buenos».