La pregunta que encabeza esta entrada en nuestro blog es la que hicimos a responsables de empresas tecnológicas en Actualidad Aseguradora y aquí tenemos la primera entrega de sus respuestas:

  • Web análisis«El sector es muy eficiente en costes, evita los grandes programas plurianuales con elevado riesgo y dudoso resultado y afronta, con una visión pragmática, el uso de la tecnología. Por otra parte, son varios los retos pendientes: sistemas orientados al cliente vs ramo, potenciación del uso de las nuevas tecnologías tanto en su visión de transformación de la experiencia cliente, como en la transformación de los procesos de la compañía como en la integración en el ecosistema digital». (Fernando Acevedo,  Managing director de  Accenture)
  • «El principal error sería la dificultad para alinearse con el cambio de tendencia a todo lo referido con el mundo digital, hablando en términos generales. Aunque poco a poco, las aseguradoras van introduciendo servicios relacionados con la protección tecnológica, demandados cada día más por sus asegurados.» (Luis Ojeda, director de Desarrollo de Negocio de Always On)

 

  • «Errores: seguir confiando en las reglas de negocio o filtros pensados por expertos como única técnica antifraude; un modelo analítico aprende automáticamente con la entrada de nuevos siniestros e investigaciones, sin embargo, las reglas solamente aprenden cuando se retocan manualmente; falta de automatización de los procesos (demasiado trabajo manual para tareas que ya están automatizadas en otros sectores).
    Aciertos: existe la preocupación por mejorar la calidad del dato en el sector, ya que, una inversión en ese punto puede dar mucho beneficio; se están lanzando iniciativas para probar nuevas técnicas y herramientas basadas en modelos predictivos que demuestren que son más efectivas que lo que se usa habitualmente». (Manuel Marín, director técnico de Apara)

 

  • «Es un acierto el cambio de visión que se está teniendo en el sector asegurador acerca del papel que juega la tecnología. Esta ya no es vista solo como una herramienta para reducir costes y ganar eficiencia, sino como elemento clave para generar nuevo negocio en las compañías, aportar valor añadido y mejorar la experiencia del cliente con su aseguradora. Uno de los aspectos a mejorar es el entendimiento de lo que supone la digitalización. El cambio digital no solo compete al área tecnológica, sino que supone un cambio  profundo de los procesos y un cambio de mentalidad en la manera de hacer las cosas de los profesionales. Otro punto a mejorar es huir de los proyectos faraónicos y el “yo me lo hago todo”. En un mundo hiperconectado, y con una cultura colaborativa ya asentada, se hace imprescindible contar con los mejores partners. Otro aspecto importante es abordar proyectos más cortos y de forma continua, de modo que los resultados se obtengan de manera más rápida». (Jaime Silvela, director de Estrategia de Negocio de Audatex)

 

  • «Errores: las aseguradoras han empezado a dar pequeños pasos en el entorno digital, pero todavía no aprovechan este entorno para lograr tener una visión 360ª de sus clientes, probablemente por la falta de confianza de muchas de ellas en su propia capacidad de adaptación a la transformación digital. Aciertos: adaptaciones de los procesos y sistemas a los requerimientos de los cambios regulatorios, y tendencia hacia la renovación de los sistemas legacy hacia nuevas plataformas estándar de mercado». (Juan José Martínez Alonso, director de Grandes Cuentas -Área Comercial- de Cálculo)

 

  • «El principal error es mantener de manera continuada una visión cortoplacista y esta circunstancia es más acentuada en Europa. Es importante mantener conversaciones estratégicas sobre cómo debe ser el presupuesto de TI y para qué usarlo. La información será la clave del modelo de negocio asegurador y exigirá tener sistemas ágiles para que las empresas tradicionales puedan sobrevivir en un ecosistema dirigido con muchos más colaboradores (Telcos –Fabricantes-Empresas de Hosting de Datos-Empresas de Nicho en Datos de clientes). A día de hoy, el core del negocio asegurador no está preparado para el futuro que se le viene encima. Como aciertos destacar que el sector ha sabido desenvolverse en una crisis larga sin dar síntomas significativos de flaqueza, en contraste con la banca». (Christopher Stevens, director Solution Manager de Capgemini)

 

  • «El sector tiene una clara voluntad de invertir de forma sostenida en tecnología como recurso imprescindible para la competitividad y mejora continuada. Esto que en sí mismo es un acierto, deja algunas dudas sobre en qué medida la orientación que las inversiones en tecnología impulsan a la innovación de forma global en la industria aseguradora española. Parece claro que existe una clara acción de innovación orientada al ámbito del producto-mercado, pero no lo es tanto el empuje innovador en el ámbito organizacional de las empresas (aseguradores, distribuidores, …)». (Higinio Iglesias, CEO de Ebroker)

 

  • «En los aciertos, la apuesta firme y el impulso del sector al proyecto EIAC, que aún tiene un largo recorrido pero que está aquí para quedarse. Su desarrollo e implantación a todos los niveles de la relación mediador–compañía será fundamental en la mejora de la productividad y servicio a los asegurados. También vemos un gran dinamismo en el planteamiento de proyectos por parte de los mediadores para la adopción de soluciones de movilidad para los asegurados.
    En los errores, aunque vemos cambios positivos en el sector, una parte importante sigue viendo la tecnología como un gasto y no como una inversión. Esto condiciona sus planteamientos en los proyectos y en la forma de afrontarlos. La mediación y los proveedores de TI, debemos asumir que la tecnología es una herramienta, no es un objetivo. Como cualquier otra herramienta, requiere de una adecuada formación e inversión en tiempo y recursos». (Ángel Viñas i Aliau, presidente-director general de e-Correduría)

 

  • «Sigue siendo un error frecuente el acometer proyectos tecnológicos sin previamente dedicar el tiempo necesario a (re)definir los procesos subyacentes. Las presiones de tiempo inducen a automatizar lo existente sin reflexionar sobre la optimización de las tareas subyacentes. No obstante, como automatizar el desorden no tiende a arreglar nada sino aumentar el caos, los resultados no suelen ser satisfactorios. En cambio, aunque con cierta lentitud, un número creciente de compañías está realizando con acierto unos ejercicios de reflexión profunda sobre el impacto de la transformación digital en su empresa, estableciendo planes de acción para adaptarse». (Etienne Lecop, director del Sector Seguros de Efron Consulting)