Desde la Dirección General de Tráfico se está trabajando en la regulación de vehículos autónomos y para ello busca liderar las alianzas intersectoriales requeridas para posicionar a España como pionero en la normalización de la conducción autónoma. Mobileye y la DGT también colaborarán en la definición de la hoja de ruta reglamentaria requerida para un futuro autónomo. Se busca desarrollar un marco de políticas para validar de manera eficiente la seguridad de un vehículo autónomo, incorporando el modelo de Seguridad Sensible de Responsabilidad (RSS), que proporciona parámetros específicos y medibles para garantizar que un vehículo autónomo circule de manera segura y responsable.

Jaime Moreno, subdirector general de gestión de movilidad de la DGT, ha querido destacar que “este acuerdo de colaboración nos permite entender y situar mejor a España en una posición líder para los cambios y las oportunidades a los que nos estamos enfrentando en cuanto a seguridad vial y movilidad”.

La DGT y Mobileye se unen para mejorar la seguridad vial y prepararse frente a la circulación de vehículos autónomos

Mobileye, especializada en Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción (ADAS) y conducción autónoma, ha firmado un acuerdo de colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT) con el objetivo de mejorar la seguridad vial, reducir los accidentes de tráfico y preparar el ecosistema de infraestructuras y normativa española a la circulación de vehículos autónomos.

“Desde la DGT se siguen dando pasos para situar a España a la cabeza de la innovación para la seguridad vial”, afirman desde la institución. Por ello, como parte del objetivo Visión Cero, que busca llegar a cero muertes y heridos graves en las carreteras españolas, la DGT, junto a Mobileye, impulsarán la aplicación de la última tecnología a la seguridad de conductores, peatones y ciclistas. El fomento de la adopción de los sistemas ADAS pretende prevenir accidentes antes de que ocurran, al proporcionar alertas visuales y de audio en tiempo real. Los sensores leen la carretera y analizan los riesgos de colisiones, las salidas de carril y los posibles atropellos, y avisa al conductor para que pueda reaccionar a tiempo.

La incorporación de esta tecnología a la flota de vehículos podría haber evitado o mitigado 4.000 atropellos el último año y reduciría un 54% los accidentes por colisión frontal y podría haber disminuido 19.000 siniestros relacionados con salidas involuntarias de carril, según un estudio de la Dirección General de Tráfico. Para Elías Izquierdo, responsable de Mobileye en España “esta colaboración es una muestra del compromiso de la DGT con el liderazgo en innovación vial. La aplicación de la tecnología conseguirá carreteras más seguras para los conductores y para el resto de la población”.