industria 4.0La robotización de sistemas y empresas está en auge, más aún a raíz de la crisis sanitaria y la importancia del distanciamiento social. Agilizar los procesos productivos y automatizar múltiples tareas es el principal objetivo para ser más eficientes en la práctica empresarial. Y España es buen ejemplo de ello.

Según el informe anual World Robotics Industrial Robots 2020 de la Federación Internacional de Robótica (IFR), España mantiene el cuarto puesto en instalaciones en el mercado europeo de la robótica industrial, tras Alemania, Italia y Francia. El informe, que presenta la evolución del mercado global de robots industriales, así como la situación del mercado español, destaca asimismo la posición de España en undécimo lugar en el ranking mundial.

Perspectivas de futuro

Según la IFR, la crisis sanitaria y económica mundial de la pandemia influirá en las ventas de robots industriales en 2021. Se espera una contracción importante a corto plazo. En cambio, a medio plazo, esta crisis mundial será un impulso a la digitalización que creará oportunidades de crecimiento para la industria de la robótica en todo el mundo. Y finalmente, las perspectivas a largo plazo siguen siendo excelentes, según las declaraciones de la Federación Internacional de Robótica.

Robótica colaborativa

Actualmente, según CEAC, centro de formación profesional y técnica a distancia en España, hay falta de técnicos especializados en robótica en España, ya que este proceso de automatización está presente en el 90% de las multinacionales españolas. Esto supone una muy buena oportunidad para muchos profesionales del sector. Para la mayoría de las empresas, esta tecnología ha puesto de manifiesto la necesidad de adquirir nuevas habilidades profesionales por parte de los trabajadores.

“La introducción de robots en las empresas y en los sistemas de producción supone la necesidad de diseñar, fabricar y mantener esta robótica colaborativa, la cual exige de profesionales especializados en las compañías”, explican fuentes de CEAC. “Ninguna profesión puede ser totalmente automatizada, ya que las personas son la principal fuente de ventaja competitiva de una organización. Sin embargo, debemos confiar más en la tecnología para garantizar una mayor automatización. En muchas profesiones, gracias a los robots y la automatización, ha aumentado la productividad, los ingresos y, consecuentemente, han ampliado la plantilla de técnicos en robótica y profesionales en automatización de procesos”, señalan.

1 de cada 2 robots, al sector automovilístico

Según la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA), las ventas de robots en el mercado español dependen, en gran medida, de la industria automovilística. Este sector instaló el 47% del total de unidades en 2019, convirtiendo España en el segundo mayor fabricante de vehículos europeo solo por detrás de Alemania.