El Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión han llegado a un acuerdo este martes sobre la Ley de Resiliencia Operacional Digital (DORA). La normativa busca la resiliencia operativa digital para prevenir los ciberataques contra las instituciones financieras y mejorar la seguridad de estas entidades.

La ley, que emana de la propuesta presentada por la Comisión Europea en septiembre de 2020, restaurará «un equilibrio en la relación entre las empresas financieras y los grandes proveedores de servicios digitales. También establece un régimen de supervisión a nivel europeo para estos proveedores», señala la presidencia del Consejo de la UE desde las redes sociales.

La reforma, que deberá ser ratificada por los Veintisiete y por el Pleno del Parlamento Europeo, introduce un marco de supervisión sobre los proveedores de servicios de tecnologías de la información y comunicación, así como los proveedores de servicios de computación en la nube.

Las autoridades nacionales serán competentes de supervisar el cumplimiento de la regulación cuando esté en vigor. No obstante, los estándares técnicos se desarrollarán por las autoridades europeas de supervisión, entre ellas EIOPA.