betterfly printFlexoh confirmó ayer en un encuentro con medios la finalización de su integración en Betterfly. La plataforma tecnológica española de retribución flexible, originaria de Alicante, fue adquirida el pasado mes de julio por el unicornio social Chileno Betterfly, en una compra que ya se comunicó y que ahora se abre a nuevos planes que se anunciarán próximamente.

Entre ellos, el rebranding de la nueva firma surgida de la Due Dilligence, los planes de expansión por Europa, con el foco en mercados similares al español, como Portugal e Italia -y que previsiblemente se pilotará desde España-, y el anuncio de la compañía de seguros con la que cerrarán su acuerdo en el seguro de Vida en España -y posiblemente de cara a su expansión europea- y cuyo socio en el mercado latinoamericano es Chubb.

Así lo dio a conocer ayer el CEO de Flexoh, Guillermo Sánchez, quien estará al frente de Flexoh by Betterfly y que también confirmó la convocatoria, en la noche de ayer, de un evento con 35 empresas españolas “para establecer alianzas B2B” y presentar en sociedad a la nueva firma. En el desayuno informativo con la prensa, Sánchez adelantó también algunas de las mejoras que proponen en el ámbito de la salud y bienestar y su integración en los planes de retribución flexible para las empresas.

Ampliación del equipo

Además, confirmó que el actual equipo de Flexoh estará ligado a la gestión de Betterfly desde Alicante, aunque tienen presencia en ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia y Galicia, y que su actual equipo está en proceso de ampliación. “Tenemos 10 posiciones abiertas. Actualmente, somos 20 personas las que trabajamos en Flexoh y la previsión es aumentar el equipo a 30-35 personas a final de año. Son muchas las personas que quieren trabajar con nosotros por nuestro enfoque en el cuidado del empleado y la flexibilidad laboral”, señaló el CEO y cofundador de la startup alicantina.

Sánchez también confirmó “el cambio positivo en la mentalidad de las empresas tras la pandemia por incorporar un propósito social, como hace Betterfly, en las corporaciones y muchas empresas tradicionales, como corredurías de seguros, con una estructura tradicionalmente más rígida, y que ven el buen propósito de negocio que les faltaba para tener un impacto real”.