opciones cuadrados carasActualmente, la velocidad del cambio es un hecho, pero queda la duda de cómo deben responder los líderes y las organizaciones. Si fuésemos pesimistas, diríamos que las aseguradoras están en un gran aprieto ya que los nuevos competidores, más ligeros y ágiles, se están moviendo mucho y buscan la forma de conseguir un trozo del pastel de los seguros de No Vida de más de 1 billón de dólares americanos.

Por eso debemos preguntarnos, ¿qué hace falta para triunfar en este mundo ultracompetitivo? Duck Creek agrupa en tres apartados generales las fuerzas para conocer qué deben abordar las aseguradoras a corto y medio plazo: Favorables: fuerzas que aumentan el tamaño de la oportunidad / Adversas: fuerzas que comprometen el futuro /Impredecibles: fuerzas cuyo impacto está todavía por definir.

“Creemos que una aseguradora que puede aprovechar las oportunidades cuando las fuerzas le son favorables, neutralizar los peligros en la adversidad y superar las trabas inherentes a lo impredecible, está totalmente preparada para crear y mantener una verdadera ventaja competitiva”.

Fuerzas favorables

 La digital: el interés actualmente gira alrededor de los modos de interacción emergentes con los clientes, destacando sobre todo el papel del móvil y el IoT, no solo como herramientas para llegar hasta los asegurados y ofrecerles servicios, sino también como medio de recopilar datos de comportamiento críticos para mejorar el conocimiento del riesgo.

La diversidad de los activos: esta diversidad que necesitará de la continua remodelación de los grupos de riesgos puede dar lugar a un vacío en las coberturas o sistemas no diseñados para cambios de paradigma, pero nos brindan también oportunidades que antes no habíamos explorado.

Fuerzas adversas

Selección adversa: agravada por el ciclo macroeconómico global y la naturaleza desigual de la pérdida, por la que las aseguradoras que no pueden tasar sus productos con precisión y reducir sus índices de siniestralidad deben hacer frente a pólizas con un riesgo inherente mayor.

Cambios en los canales: estos son los que tienen que ver con la naturaleza del poder entre los clientes, las aseguradoras y su canal de ventas: quién lo tiene, por qué lo tiene… Estas fuerzas se encuentran además sustentadas por el acceso de los clientes a nuevos canales y tecnologías que influyen directamente en sus comportamientos de compra.

Fuerzas impredecibles

La legislación: como los cambios normativos respecto a la privacidad de los datos del consumidor y que afectan directamente al sector

La Inteligencia Artificial y el Big Dat: tan cerca y aún tan lejos, suponen otra de las oportunidades detectadas aunque con un impacto aún desconocido y por ver.

Finalmente y en paralelo a estos tres grupos, se encuentra el Saas como una fuerza imprescindible, siendo su mayor ventaja que la empresa siempre estará al día con las últimas características y funciones y eliminando la carga asociada al mantenimiento y la actualización que recae en los departamentos de TI de las aseguradoras, lo que evita la circunstancia de que las actualizaciones dejen de ser asequibles y haya versiones huérfanas y sistemas desactualizados. El SaaS permite a las aseguradoras centrarse en marcar la diferencia de maneras más importantes, a través del marketing, la marca, la experiencia del cliente y los modelos de riesgo, no sus sistemas de TI. La ventaja se crea cuando la estrategia empresarial se configura en los productos y servicios, en lugar de depender de la personalización del código por parte de los desarrolladores.

Si quieres descargarte la Guía con el informe completo accede a: https://info.duckcreek.com/future-playbook-es