apps_VPNLa abundancia de aplicaciones VPN en Google Play ha llevado a la propia Google para crear una insignia distintiva para acreditar a las apps de VPN que han pasado una auditoría independiente. Gracias a esta insignia, los usuarios pueden descargar estas VPN con la tranquilidad de saber que han sido supervisadas por instituciones externas, garantizando así la seguridad de sus datos a la hora de navegar con ellas.

Ante el incremento de ciberataques y filtraciones que se están produciendo en todo tipo de plataformas online en tiempos recientes –incluyendo filtraciones de datos masivas en las principales Big Tech–, instalar VPN es uno de los recursos más recomendables para proteger nuestra información online gracias a su cifrado, y, además, también sirven para ocultar nuestra IP y navegar de manera más privada.

Los usos de las VPN van incluso más allá de la ciberseguridad, y no son pocos quienes las aprovechan para contratar servicios online o hacer reservas de vuelos a precios más económicos gracias a estas herramientas. La clave, de nuevo, está en su capacidad para cambiar la IP de los usuarios, lo que permite acceder a las páginas de reservas desde distintos países para dar con el precio más económico sin tener que salir de casa.

¿Cómo saber si una VPN es segura?

Sobre el papel, todas estas características de la VPN nos ofrecen muchas ventajas, pero estas ventajas pueden volverse fácilmente en contra de sus usuarios si las VPN no están gestionadas con la privacidad que se les supone. Al fin y al cabo, estas herramientas de ciberseguridad redirigen la totalidad de nuestro tráfico de internet, así que corremos el riesgo de dejar expuesta toda esta información si contratamos sus servicios.

Todas las miradas se posan sobre las VPN gratis, que ofrecen servicios VPN sin cobrar una cuota de suscripción a cambio. Esto genera suspicacias porque mantener activos los servidores de una VPN cuesta muchísimo dinero. No solo es necesario comprar y montar los servidores, sino que además hay que mantenerlos, pagar la electricidad que consumen, pagar a empleados, impuestos, alquiler de instalaciones… Pero, si la VPN es gratuita, ¿cómo se financia todo eso?

La respuesta casi siempre está en la venta de datos de los usuarios, ya sea de manera directa o indirecta. Una VPN gratis puede leer los datos de búsqueda y de navegación de sus usuarios y ofrecerles publicidad dirigida aprovechando toda esa información, o, peor aún, puede registrar los datos de sus usuarios y venderlos al mejor postor, con independencia de si ese comprador los quiere para lanzar campañas publicitarias o para lanzar un ciberataque.

Las mejores VPN aspiran a demostrar su solidez

Ante la mala fama de las VPN gratis, la VPN que sí son seguras hacen continuos esfuerzos para demostrar su confiabilidad y robustez. Una de las maneras en las que acostumbran a probar el buen funcionamiento de sus servidores y la privacidad de los datos de sus usuarios es mediante la elaboración de auditorías independientes, donde las empresas auditoras de mayor reputación se encargan de verificar la seguridad y la integridad de la VPN.

El problema de estas auditorías es que raramente llegan a comunicarse de forma adecuada a los usuarios, y mucho menos a los clientes potenciales de una VPN. Es aquí donde el movimiento de Google pasa a ayudar tanto a las VPNs como a sus usuarios, porque establece de forma muy clara cuáles de las VPN disponibles en la Play Store han pasado una auditoría independiente con el máximo nivel de exigencia.

Esta nueva insignia ofrece un gran valor por dos razones fundamentales. La primera es su ubicación, en plena plataforma de descargas, permitiendo a los usuarios verificar la integridad de una VPN justo antes de adquirirla. Y la segunda es el prestigio de Google, que le da un peso extra a esta insignia gracias al reconocimiento de marca de esta Big Tech, algo que las auditorías anteriores no podían ofrecer.

Aplicaciones de ciberseguridad cada vez más necesarias

La medida adoptada por Google permite que muchos más usuarios perciban las VPN como lo que son: herramientas de ciberseguridad esenciales para mantener nuestra conexión protegida al navegar por la red. Y, además, lo hace incorporando un elemento visual que agiliza el proceso de seleccionar las VPN que ofrecen mejores garantías a sus usuarios, dejando en evidencia a las VPN que no han superado sus auditorías o que rehúsan ser testadas.

Este cambio llega en medio de toda una serie de medidas adoptadas por las principales Big Tech para reforzar su propia ciberseguridad y la de sus usuarios –medidas que resultan cada vez más esenciales ante la multiplicación de los ciberataques en todo el mundo–. Entre estas medidas está el uso cada vez más extendido de la 2FA, sobre todo mediante la incorporación de aplicaciones nativas de autentificación gestionadas por Google y Microsoft.

La inversión en IA también marcará el futuro de la ciberseguridad para las grandes tecnológicas en el horizonte más inmediato, un horizonte en el que Microsoft está tomando la delantera. La extraordinaria inversión en IA a cargo de la compañía liderada por Satya Nadella, sumada a la contratación de Sam Altman procedente de OpenAI, aspira a integrar la inteligencia artificial más avanzada en todos los productos de Microsoft, incluyendo su ciberseguridad.