GoTime DriverEl momento de la reparación del vehículo tras un siniestro es uno de los más delicados en la cadena de servicios de las aseguradoras. Para reducir la incertidumbre que vive el asegurado y hacer que sea un verdadero protagonista durante el proceso de reparación, Audatex ha lanzado al mercado la aplicación ‘GoTime Driver’.

Esta app, que por primera vez pone al automovilista en contacto directo con la aseguradora para gestionar un siniestro, le permite saber en qué estado se encuentra la reparación de su vehículo e incluso tomar la iniciativa a través de tres pasos que evitan todas las molestias derivadas de trámites burocráticos y llamadas telefónicas”, explican desde Audatex.

Momentos clave

¿Qué se puede hacer desde la aplicación? En el momento del accidente, cuando hay que facilitar a la aseguradora el parte de daños, el asegurado, desde el propio dispositivo móvil y gracias a esta app, puede dibujar, grabar y escanear los desperfectos en una reproducción en 3D de su vehículo y complementarlo con fotos reales del coche dañado, que enviará a la aseguradora para obtener, en apenas unos minutos, el coste aproximado de la reparación.

Sin salir de la aplicación, también puede buscar y localizar el taller apropiado, tanto por proximidad, precios y por fechas de disponibilidad, programando la reparación para el momento que más le convenga. “Es, a partir de este momento, cuando el conductor adquiere un protagonismo que antes no tenía, ya que puede hacer un seguimiento de toda la reparación, desde cualquier sitio y a cualquier hora, como si se tratara de una reparación a la carta”, adelantan en Audatex.

Gracias al servicio ofrecido por ‘GoTime Driver’, el taller también es parte protagonista ya que colgará en la aplicación las fotos que irán mostrando la evolución de la reparación e informará al asegurado de cada avance a través de actualizaciones de “estado”, con su texto y foto. Además, recibirá, juntos con las imágenes, explicaciones de todos los pasos que se están dando, por si hay algo que no lo convence o quiere cambiar.

“Esto permitirá al dueño del vehículo reaccionar, por ejemplo, ante cualquier eventualidad o reparación que suponga un coste adicional, lo que le dará la posibilidad de parar el proceso en el caso de que no pueda asumir la factura final, evitando así cualquier tipo de sorpresa, lo que ayudará a mejorar su experiencia como cliente final y también favorecerá su fidelización”, argumentan.