inteligencia artificial smartphoneLa IA desempeña un papel cada vez más importante en la forma en que los corredores del sector de los seguros del Reino Unido enfocan su trabajo, según el estudio ‘Broker Pulse’ realizado por RSA entre 200 corredores.

Los resultados, que arroja luz sobre el estado actual de la adopción de la IA y las percepciones de su impacto potencial en el sector, muestran que, aunque los corredores tienen una visión abrumadoramente positiva de la IA, siguen siendo cautelosos ante sus retos y el impacto en los clientes.

Según el estudio, el 70% de los corredores tiene una actitud positiva hacia la IA y casi la mitad de los encuestados (49,5%) reconoce su inmenso potencial para aportar beneficios, aunque sigue siendo muy consciente de los retos que plantea. Además, un 80% ya está incorporando la IA a sus flujos de trabajo diarios. Sin embargo, el estudio también revela que casi la mitad de ellos (48%) solo utiliza la IA ocasionalmente, lo que sugiere que todavía hay margen para una mayor integración y utilización de esta tecnología transformadora, a medida que se comprendan mejor sus ventajas y se aborden los retos.

Entre las conclusiones de la encuesta destaca que los corredores no consideran que la IA favorezca un área específica de su práctica. Por el contrario, creen que podría beneficiar a múltiples áreas de su trabajo. Algunas de las capacidades clave de la IA identificadas por los corredores para agilizar su trabajo incluyen:

  • Chat bots con IA para una rápida atención al cliente y resolución de consultas (48%).
  • Procesamiento automatizado de siniestros para agilizar las liquidaciones y reducir el tiempo de tramitación (46,5%).
  • Análisis predictivo para una evaluación precisa del riesgo y la suscripción (45%).
  • Recomendaciones de pólizas personalizadas basadas en los datos y el comportamiento del cliente (41%).

También escepticismo

A pesar de su entusiasmo por la IA, los corredores mantienen una buena dosis de escepticismo cuando se trata de su aplicación. Sus principales preocupaciones giran en torno a la necesidad de supervisión humana y de garantizar un alto nivel de servicio a sus clientes.

En concreto, entre sus principales preocupaciones se encuentran la necesidad de equilibrar la automatización de la IA con el mantenimiento de una experiencia personalizada para el cliente (46%) y la garantía de que los algoritmos de IA que toman decisiones críticas sean revisados minuciosamente por un corredor para garantizar que se toman en el mejor interés del cliente (44,5%).