Blockchain, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas… Estamos viviendo una revolución tecnológica disruptiva, que afectará a la responsabilidad civil y su aseguramiento y que “posiblemente alterará las instituciones y las figuras jurídicas tal y como las conocemos actualmente”, explica Juan Díez, profesor de Derecho Civil de la Universidad de Alcalá.

Diez pone el ejemplo de los vehículos autónomos. ¿Quién debe responder? ¿El propietario del vehículo o el usuario? ¿El fabricante del vehículo o el del software? Se supone que habrá menos siniestros, pero serán mayores y, al principio, más difíciles de cuantificar y de prever. Nuevas cuestiones se abren, en esta cuarta revolución industrial, con el caso de los datos personales –“hace poco nos desayunábamos con la noticia de que Amazon reconocía que escuchaba las conversaciones”, comenta Díez – o la repercusión de la irrupción masiva de la Inteligencia Artificial y los robots.

El director de RC. Revista de Responsabilidad Civil y Seguro, José Antonio Badillo, coincide con Díez en que habrá profundos cambios: “El mundo del Seguro se va a revolucionar. Tendremos que adaptarnos”. Uno de los principales cambios vendrá por el uso de los datos. El manejo de grandes volúmenes y su análisis permite que algunas aseguradoras puedan tener en cuenta hasta 400 variables a la hora de calcular un seguro. Si el dato será, dicen, “el combustible del siglo XXI” puede llegar a ser más contaminante que muchos combustibles tradicionales, por ejemplo, para el Seguro. “Si llegamos a tarificar en exceso nos cargaremos la mutualización del riesgo”, alerta Badillo.

Un seguro obligatorio para los robots en la Unión Europea

Badillo, que junto a Díez dirige el ‘Curso Superior en Responsabilidad Civil y Seguros’  –que el 2 de marzo inicia su segunda edición–, recuerda los pasos que ya está dando la Unión Europea, como la Resolución del Parlamento Europeo, de 16 de febrero de 2017, con recomendaciones destinadas a la Comisión Europea sobre normas de Derecho civil sobre robótica. El Parlamento Europeo considera que una posible solución a la complejidad de la asignación de responsabilidad por los daños y perjuicios causados por robots cada vez más autónomos, podría ser el establecimiento de un régimen de seguro obligatorio similar al existente para los automóviles, en el que los fabricantes o los propietarios de robots estarían obligados a suscribir un seguro por los posibles daños y perjuicios causados por sus robots. “Pero, si se exige un seguro obligatorio de RC para los robots, deberán analizarse todas las cuestiones porque el Seguro se basa en predicciones, en previsiones, en calcular lo que va a pasar teniendo en cuenta la experiencia anterior. Si no contamos con esa experiencia, ¿cómo calculamos la prima? Todos suponemos que va a haber menos siniestros importantes, que se reducirá la frecuencia pero aumentará la intensidad, pero ¿cómo calculas la prima?”, se pregunta Badillo, que recuerda que la propuesta apunta a “diferentes fórmulas”, como establecer un fondo de compensación en caso de ausencia de un seguro (como el papel que ahora realiza en España el Consorcio de Compensación de Seguros) o permitir que el fabricante, el programador, el propietario o el usuario puedan beneficiarse de un régimen de responsabilidad limitada si contribuyen a un fondo de compensación o bien si suscriben conjuntamente un seguro que garantice la compensación de daños o perjuicios causados por un robot.

Además, Badillo subraya que quedan muchos aspectos por dilucidar. “Los seguros obligatorios en España han dado muchos problemas. Somos pioneros en seguros obligatorios. Tenemos más de 800 seguros obligatorios, casi todos de Responsabilidad Civil, y en muchos casos se han creado sin contar con el sector. Con lo que nos hemos encontrado con muchos de estos seguros que luego no tenían cobertura”, reflexiona el director de RC. Revista de Responsabilidad Civil y Seguro. En este caso, añade, si se plantea un seguro obligatorio “habrá que contar con el sector; se debe estudiar con tranquilidad por todas las partes involucradas” para, por ejemplo, analizar límites de cobertura, la potenciación de las acciones de repetición, si conviene ampliar la obligatoriedad del seguro a los fabricantes o el establecimiento de fondos de compensación y de garantía.

Características del seguro

¿Qué seguro obligatorio de Responsabilidad Civil puede cumplir con las expectativas? José Antonio Badillo apuesta por un seguro similar al de Autos o para la cobertura de la RC del artículo 1905 del Código Civil para los daños de animales que contratarían los propietarios de la máquina y con el que responderían “de manera objetiva” ante el daño causado al perjudicado, con la posibilidad de que después pueda repetir sobre cualquiera de la cadena que haya sido responsable (fabricante del software o del hardware, usuario, ciberdelincuente…).

Estos problemas que el desarrollo tecnológico y la implantación de la inteligencia artificial planteará en nuestra sociedad en el marco de la Responsabilidad Civil y el Seguro serán analizados el próximo 3 de diciembre en la I Jornada sobre Inteligencia Artificial, Tecnología, Responsabilidad Civil y Seguro, en la que tanto José Antonio Badillo como Juan Díez son ponentes.

Ceremonia de graduación del Curso Superior de Responsabilidad Civil y Seguro

‘La Responsabilidad Civil y su aseguramiento en la cuarta revolución industrial’ fue, precisamente, el título de la lección magistral, impartida por los directores del curso José Antonio Badillo y Juan Díez, en la ceremonia de graduación del Curso Superior de Responsabilidad Civil y Seguro, que se celebró el pasado viernes con asistencia del claustro.

Díez felicitó a los 16 alumnos en nombre de los profesores. “Somos conscientes del trabajo realizado a costa de vuestro tiempo y del de vuestras familias”, afirmó, destacando que el esfuerzo valdrá la pena para su día a día y para afrontar los cambios en el ámbito de la Responsabilidad Civil. “Si, como vosotros, uno conoce los pilares básicos de la responsabilidad civil y el seguro puede dar respuesta a los retos futuros”, subrayó.

Se encuentra ya abierta la convocatoria para la nueva edición de este curso que se adentra en un ramo, complejo en cuanto a contenido, aplicación y desarrollo, siendo además el ramo de Responsabilidad Civil activo y dinámico en cuanto a su contratación y uno de los que más demanda e incremento de primas genera en la actualidad.

Curso Superior de Responsabilidad Civil y Seguro