nasdaq_100_NYEl mercado de la inteligencia artificial es un fenómeno en auge que recientemente ha tenido su boom en bolsa, por lo que muchas empresas e inversores están buscando capitalizar esta tendencia y sacar rendimientos económicos de ello. Sin embargo, a pesar del notable crecimiento del Nasdaq 100 en el último año (+48%), el uso de inteligencia artificial no siempre es la única ni la mejor opción para todas las empresas.

Para comprender mejor cómo aprovechar esta tendencia tecnológica, César Gimeno, gestor de Mapfre AM, desglosa en un artículo la industria en dos partes principales: los productores y los consumidores. En la categoría de productores, se distinguen dos áreas clave: los fabricantes de hardware, como Nvidia, cuyas GPUs (unidades de procesamiento gráfico) son esenciales para construir algoritmos de aprendizaje profundo a gran escala; y los desarrolladores de soluciones y software, como Microsoft y Google, que ofrecen modelos de lenguaje avanzados, como ChatGPT y Gemini, respectivamente.

Aunque estas empresas han experimentado un crecimiento significativo en el mercado, en el que los inversores ya se han posicionado, también ha dado lugar a valoraciones muy exigentes, por lo que conviene fijarse en otras áreas/valores que son igual de relevantes, con valoraciones significativamente más atractivas. Por ejemplo, otros actores en la fabricación de hardware, como TSMC, cuya valoración es más atractiva en comparación con Nvidia. También destacan como ejemplos en Europa empresas proveedoras de equipos clave, como ASML y ASM, cuyas tecnologías son fundamentales para la producción de chips de alta calidad.

Desde la perspectiva de los consumidores, es importante tener una estrategia clara para integrar soluciones de inteligencia artificial en la propuesta de valor de la empresa. Aquellas empresas que carecen de esta estrategia deben prestar especial atención a la rentabilidad, ya que la adopción de nuevas tecnologías puede afectar a los negocios preexistentes de manera significativa.

En conclusión, César Gimeno reconoce que “la inteligencia artificial será transformacional y algunos de los futuros ganadores están ya claramente identificados. Sin embargo, existen todavía oportunidades menos obvias para sacar partido de esta tendencia ya imparable”. Esto sugiere que la exploración de diversos sectores y empresas dentro de la industria de la inteligencia artificial puede ser beneficiosa para los inversores.