gemelos_digitales_digital_twinsLos gemelos digitales se están consolidando como una solución con enorme potencial transformador en numerosos sectores, incluido el asegurador, en el que, por ejemplo, facilitan la toma de decisiones informadas y mejoran la gestión de riesgos gracias al uso de datos en tiempo real, modelos avanzados y aprendizaje automático.

En los seguros, disfrutan de elevado atractivo al facilitar la ejecución de procesos clave como la evaluación precisa de riesgos, la gestión optimizada de reclamaciones o la personalización de pólizas. Además, según comenta Mapfre en un artículo en su blog dedicado a analizar esta tecnología, permite simular complejos escenarios de riesgo, como condiciones meteorológicas extremas, permitiendo a las aseguradoras comprender mejor las vulnerabilidades y adaptar de manera proactiva sus productos y servicios.

Estos factores han llevado a que haya un considerable aumento por invertir en gemelos digitales, de hasta varios miles de millones de euros en 2022, según datos recientes del sector, y con expectativas de un crecimiento sostenido hasta 2030.

Entre las ventajas de los gemelos digitales se observa que permiten a las aseguradoras simular eventos extremos, como catástrofes naturales o accidentes de tráfico, para predecir consecuencias y desarrollar estrategias de mitigación, gracias a su capacidad para modelar digitalmente el entorno real, además de otros aspectos. Esta tecnología también mejora la personalización de pólizas al crear réplicas virtuales precisas de los riesgos, utilizando datos detallados de los asegurados y sus entornos. Asimismo, permite crear perfiles de usuario precisos a partir de diversas fuentes de datos, ajustando los riesgos en tiempo real a medida que cambian las condiciones o los comportamientos del asegurado.

Gracias a estos perfiles detallados, las aseguradoras tienen la capacidad de ofrecer pólizas que se ajustan precisamente a las necesidades individuales y al perfil de riesgo de cada cliente, y es esta personalización la que permite a los clientes recibir ofertas más ajustadas y económicas y a las aseguradoras optimizar su cartera de riesgos, evitando la sobreexposición a reclamaciones de alto riesgo y mejorando la rentabilidad. Así, un ejemplo es Cesvimap, que utiliza gemelos digitales para evaluar riesgos de vehículos, reduciendo costes y tiempos en la conducción autónoma.

Finalmente, el artículo de Mapfre también hace referencia al impacto en la sostenibilidad de los gemelos digitales en el sector asegurador. A este respecto, se considera que los gemelos digitales están transformando la sostenibilidad en el sector al facilitar prácticas más sostenibles y el cumplimiento de criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Así, las aseguradoras pueden simular y prever el impacto ambiental, ajustar pólizas para fomentar prácticas sostenibles y optimizar el uso de recursos, reduciendo la huella de carbono. Además, ayudan a medir y gestionar aspectos ESG, cumpliendo mejor con las expectativas de reguladores, inversores y consumidores. Por tanto, esta tecnología permite una gestión proactiva de siniestros, generando un impacto positivo en la economía y la sociedad.