IoTHasta ahora, las aseguradoras han utilizado principalmente las capacidades del Internet de las Cosas (IoT) para respaldar la interacción con el cliente y para acelerar y simplificar la contratación y la gestión de reclamaciones. Sin embargo, están surgiendo nuevos modelos de servicios y negocios basados en el IoT que son enormemente atractivos para el sector de los seguros, en los que las redes digitales conectadas pueden convertirse en un componente estratégico central.

De esta forma, la consultora McKinsey & Company destaca las posibilidades que el uso de los datos que los dispositivos conectados ofrece para el sector de los seguros tanto para la reducción de costes como para el aumento de ingresos. Puede ayudar a las aseguradoras a optimizar procesos como el análisis de riesgos, la oferta de nuevos servicios personalizados o la interacción cotidiana con el cliente. 

Además, destaca la firma en un informe, el IoT generará un especial impacto en los servicios y modelos de los nuevos ecosistemas digitales: coche conectado y movilidad, casa inteligente, salud conectada y líneas comerciales.

Perspectiva a largo plazo

Para mejorar la competitividad y potenciar la innovación de las aseguradoras, el informe, firmado por Simon Behm, Ulrike Deetjen, Sanjay Kaniyar, Nadine Methner y Björn Münstermann, sugiere definir las áreas de actuación, estableciendo cuáles son las aplicaciones concretas en su mercado que los clientes estén dispuestos a aceptar, así como tener en cuenta el medio y largo plazo para la expansión del sector del IoT. En segundo lugar, deben encontrar al socio adecuado y, por otro lado, asegurar la escalabilidad, presentándose como socios de confianza para sus clientes, y resaltando los beneficios que las redes digitales les pueden aportar.

Además, deben ser capaces de maximizar la velocidad de lanzamiento, ya que el IoT podría alcanzar un punto en el que la penetración en el mercado aumente también de forma exponencial para los productos de seguros, por lo que las firmas que no actúen con rapidez correrán el riesgo de perder la carrera. En este sentido, cada vez será más difícil encontrar un socio que ofrezca datos y contactos suficientes y que aún no esté vinculado a un competidor. Finalmente, la consultora anima a tener una perspectiva a largo plazo para expandir la posición en el mercado, desarrollando servicios innovadores y competitivos.