K Fund y Telefónica completan el primer cierre del mayor fondo para 'unicornios'

El mayor fondo español para invertir en compañías tecnológicas ha dado un primer paso: la gestora K Fund, con el apoyo de Telefónica como principal inversor, ha completado con éxito el cierre inicial de Leadwind con un importe de 140 millones de euros.

Según desgrana la compañía, este primer hito ha logrado un compromiso de capital de hasta 175, quiere llegar a los 250 millones, el mayor importe levantado hasta la fecha por una gestora nacional para este sector.

Leadwind vio la luz el pasado mes de septiembre con la intención de incorporar inversores tanto públicos como privados y de invertir en startups ubicadas en el Sur de Europa, priorizando España y Latinoamérica. El objetivo es impulsar a empresas que tengan una base tecnológica disruptiva y transformadora, las llamadas deep tech scaleups.

Hasta la fecha, Telefónica aportará aproximadamente el 35% de la inversión total, siendo la principal empresa privada de la cartera del fondo. Junto a ella, se unen otras compañías como BBVA, Go-Hub, Satec, así como inversores institucionales como AXIS-ICO, junto a otros family offices privadas.

El vehículo inversor cuenta con un fuerte respaldo público. Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, reveló que el Ejecutivo invertirá hasta 70 millones de euros del Fondo-ICO Next Tech en Leadwind. Esto lo convertirá en el principal inversor público del fondo, también con cerca del 35% del total.

Se buscan startups

Dentro del foco en el que se centrará el fondo, realizará inversiones en la intersección de tecnologías como la inteligencia artificial, analítica de datos, edge computing, conectividad 5G, blockchain o servicios en la nube.

En los seis meses desde su lanzamiento, Leadwind ya ha analizado más de 150 scaleups que ya están trabajando en estas tecnologías.

Cabe señalar que en los últimos años más de 1.000 startups han recaudado entre 1 y 5 millones de euros en el sur de Europa y Latinoamérica -donde el fondo tendrá una oficina local en São Paulo (Brasil)-, de ahí su apuesta por estos mercados.