Fintech

La Asociación Española de Fintech e Insurtech (AEFI) se muestra “muy satisfecha” por la puesta en marcha del proceso legislativo para la creación de Sandbox financiero. Hace unos días, el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de Ley para este espacio de pruebas controlado y no desregulado.

La asociación valora que esta normativa favorecerá la creación de nuevos empleos, la competitividad y el desarrollo tecnológico. Además, permitirá situar a España a la cabeza de la innovación tecnológica financiera.

“El Sandbox es esencial para aumentar la competencia. También, para mejorar y actualizar la regulación existente en lo relativo a la creación de empresas innovadoras en el sector financiero. La puesta en marcha del Sandbox permitirá generar 5.000 empleos más en los próximos dos años. Asimismo, atraerá 1.000 millones adicionales de inversión”, indica Rodrigo García de la Cruz, presidente de AEFI.

Añade que “para ello, necesitamos que los supervisores cuenten con los recursos mínimos necesarios para poder trabajar con los proyectos que entren en el Sandbox. Por este motivo. desde AEFI pedimos que creen los equipos necesarios cuanto antes”.

Además del impacto directo en la inversión y el empleo, el Sandbox se configura como el espacio perfecto para generar nuevas iniciativas que aceleren la transformación de la innovación financiera.

Retos para su implementación

AEFI establece una serie de retos que tendrá que afrontar el Sandbox español tras su aprobación definitiva en trámite parlamentario:

  • Una tramitación rápida para arrancar cuanto antes y una apuesta clara por el criterio de proporcionalidad y el principio de igualdad de trato para las entidades.
  • La movilización de recursos necesarios por parte de instituciones públicas y el resto de actores implicados, sobre todo en lo referido al personal preparado y cualificado en los organismos competentes; a saber, Tesoro, CNMV, Banco de España y DGSFP, para la correcta puesta en marcha del proyecto Sandbox.
  • Una implantación con ambición que permitiría situar a España como uno de los países de referencia en el ámbito de la regulación Fintech, animando la atracción y mantenimiento del talento nacional e internacional.
  • Colaboración entre todos los players de la industria para facilitar la inversión en Fintech, ya que el proyecto dibuja que las entidades financieras y el capital riesgo puedan invertir en startups y colaborar con ellas.
  • Evitar la fuga de talento hacia otros espacios regulados que ya se han creado en diferentes países.
  • Un llamamiento a todas las empresas del sector financiero por presentarse con su proyecto innovador al Sandbox.