automatización de procesosAPlanet, startup española especializada en tecnología aplicada a la gestión de la sostenibilidad, defiende que la automatización es la solución clave para resolver los cinco desafíos a los que se enfrentan los profesionales a la hora de medir el impacto de sus organizaciones en el ámbito de la sostenibilidad.

Las empresas que desarrollan estrategias y planes de sostenibilidad, que gestionan el buen gobierno e implantan medidas de compliance o igualdad necesitan medir el impacto conseguido por sus acciones. En ese proceso se enfrentan a una serie de dificultades que complican el análisis de los datos y retrasan la elaboración de los informes de reporting, lo que se traduce en una pérdida de eficiencia para la compañía.

“Hoy en día, el principal desafío para las empresas en el ámbito de la sostenibilidad es el reporting. Tanto las que están obligadas por la Ley 11/2018 de información no financiera y diversidad, como las que toman estas medidas por propia convicción, necesitan implicar a sus equipos y defender su apuesta por el desarrollo sostenible con datos que demuestren el valor que aportan sus acciones no solo a la sociedad, sino también al negocio. La tecnología tiene la llave para medir esa contribución y agilizar el reporting”, sostiene Johanna Gallo, CEO y cofundadora de APlanet.

Cinco retos

Para la compañía, los cinco retos clave de la medición del impacto en sostenibilidad de las organizaciones son:

  • Consolidación de la información. Los datos relevantes en materia de sostenibilidad se encuentran repartidos entre diferentes departamentos, por lo que unificar toda esta información en un mismo lugar y recogerla de forma automática a través de una herramienta especializada ahorraría horas de trabajo.
  • Fiabilidad de la información. La aplicación de una tecnología adecuada para evaluar la contribución y el retorno de la inversión de cada proyecto realizado en una organización permitiría almacenar los datos actualizados en tiempo real, detectar irregularidades e incorporar documentos y facturas que evidencien dichos datos, de manera que se incrementa la fiabilidad de la información.
  • Parametrización y definición de KPIs. Cuando se dispone de toda la información consolidada en una misma plataforma ajustada a estándares, es posible definir un dashboard o cuadro de mando con los KPIs que interesan y, automáticamente, visualizar su evolución y su adecuación a objetivos, monitorizar su impacto por sectores o áreas geográficas, etc., lo que facilita enormemente la elaboración de informes.
  • Carga administrativa y dotación de recursos. Automatizar los recursos específicos que destinan las empresas al desarrollo de toda esta actividad, permitiría destinar más tiempo a la definición de las estrategias corporativas y la ejecución de proyectos, lo que se traduce en mayor productividad y más eficacia en las actividades llevadas a cabo en materia de sostenibilidad.
  • Involucrar a los grupos de interés. Contar con una herramienta que permita el envío segmentado y personalizado de encuestas a todos los grupos de interés de la compañía (empleados, clientes, inversores, proveedores), así como mantener una escucha social activa en redes sociales, facilitará el seguimiento de las conversaciones y el análisis de las opiniones sobre los temas sociales, ambientales y de buen gobierno, para obtener datos significativos en torno a ellos.