cambio climáticoRecordatorio para las aseguradoras generales: si creen que la pandemia ha sido dolorosa, esperen a ver el impacto del cambio climático descrito en un informe de la ONU que se ha caracterizado como «alerta roja para la humanidad«.

Publicado en agosto por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de la ONU, el informe advierte que ya es demasiado tarde para evitar que el calentamiento global alimente un salto significativo en desastres naturales relacionados con condiciones climáticas extremas en las próximas dos décadas. Si las pérdidas aseguradas de este año por catástrofes naturales son un indicio, ya está empezando a notarse.

Como informa Financial Times, los incendios forestales y las tormentas de invierno en EE. UU. y los tornados en Europa supusieron un coste de 40 mil millones de dólares a las aseguradoras globales en solo la primera mitad de 2021. Para quienes llevan la cuenta, eso se traduce en el peor año para el seguro de catástrofes en una década. Y eso es antes de las devastadoras inundaciones que azotaron a Alemania en julio, los devastadores incendios forestales en Grecia y Siberia (!), o la temporada de huracanes que aún se avecina.

El rinoceronte gris definitivo

Por otra parte, no es que la industria no lo viera venir. Las pérdidas por catástrofes naturales en 2020 aumentaron un 26,5% con respecto a 2019, que fue un récord por sí solo. Entre 2000 y 2010, EE. UU. experimentó una media de casi ocho desastres meteorológicos o relacionados con el clima de mil millones de dólares por año. El año pasado hubo 22.

Los seguros son un negocio de riesgo, riesgo, por supuesto. Pero a medida que los efectos del cambio climático se vuelven más peligrosos, está cada vez más claro que la industria necesitará aprovechar la innovación tecnológica si quiere mitigar ese riesgo de manera efectiva. En este sentido, hay tres cosas que las aseguradoras generales deben hacer lo antes posible, y la buena noticia es que las aseguradoras podrían ayudar a salvar el mundo mientras lo hacen.

Elemento de acción n. ° 1: Repensar la evaluación de riesgos

Como señala McKinsey, las aseguradoras pueden usar su ciclo de pólizas anual y su conocimiento de los riesgos en continua evolución para cambiar el precio y reorganizar sus carteras con el objetivo de evitar la exposición a eventos climáticos a largo plazo. Solo hay un problema, las aseguradoras se basan en datos históricos para calcular ese riesgo futuro. Pero el sistema climático en el que la industria ha operado durante el último siglo ya no existe. Los modelos tradicionales y la experiencia de pérdidas pasadas ya no son suficientes.

Hoy en día, las aseguradoras necesitan una comprensión mucho más actual y precisa del riesgo para valorarlo de manera rentable o evitarlo por completo. El análisis geoespacial es una tecnología que puede ayudar. Cuando se integra con una plataforma de seguros como Guidewire, por ejemplo, las soluciones de compañías como Betterview y Cape Analytics pueden utilizar las imágenes aéreas, la visión por ordenador y el análisis predictivo para evaluar el riesgo de la propiedad al instante, cuando sea necesario.

En el caso de Cape, esto incluye evaluar riesgos en un barrio, una ciudad e incluso a nivel regional. Piensen en incendios forestales, granizo, viento, inundaciones por el aumento del nivel del mar y otras amenazas empeoradas por el cambio climático.

Para valorar y financiar el riesgo con precisión, McKinsey dice que la industria también necesitará invertir en tecnologías que les ayuden a comprender los efectos resultantes de peligros climáticos específicos en diferentes sectores y áreas geográficas. Incluso cuando las aseguradoras se niegan a dar cobertura a una propiedad o instalación específica, las catástrofes naturales que causan daños a las infraestructuras y cadenas de suministro aún pueden afectar a las que lo hacen. Según Swiss RE, estos efectos colaterales podrían suponer un coste de 23 billones de dólares a la economía mundial para 2050.

Elemento de acción n. ° 2: Ofrecer productos nuevos e innovadores

McKinsey señala que el cambio climático también ofrece a las aseguradoras la oportunidad de crear productos de seguros nuevos e innovadores para cubrir peligros más nuevos y frecuentes, tanto aquellos más graves, como incendios forestales, como aquellos de carácter recurrente, como rendimientos reducidos de los cultivos.

Veamos un caso concreto, el seguro paramétrico. A diferencia de los seguros tradicionales, la cobertura paramétrica proporciona un pago basado en un evento desencadenante (huracán, terremoto, incendio forestal, sequía) de una magnitud determinada, en lugar del valor de los activos físicos. Tecnologías como las de Demex permiten a las aseguradoras gestionar seguros paramétricos, al tiempo que ayudan a las compañías a identificar y transferir riesgos a aseguradoras precertificadas que actúan como «amortiguadores» de las amenazas que surgen del cambio climático.

Según la consultora Marsh McClennan, la cobertura paramétrica es particularmente útil cuando hay una falta de capacidad o demanda por parte de los mercados de seguros tradicionales, especialmente cuando las pérdidas por interrupción de negocios por un evento relacionado con el clima son mayores que el valor de los activos físicos. Para las aseguradoras, es una forma eficiente no solo de mitigar el riesgo, sino de agilizar la respuesta CAT mediante la automatización de los pagos en el momento exacto en que el volumen de siniestros que se presentan podría sobrepasar la capacidad.

Elemento de acción n. ° 3: Ayudar a las empresas a mitigar el riesgo

Según el informe de la ONU, no hay prácticamente nada que se pueda hacer para evitar los desastres relacionados con el clima causados ​​por un aumento de 1,5°C de media en la temperatura global que se espera durante los próximos 20 años. Pero no es demasiado tarde para que las naciones y las industrias reduzcan drásticamente las emisiones de carbono para evitar que las temperaturas suban aún más. La industria de los seguros puede desempeñar un papel fundamental para ayudar a que eso suceda.

Los nuevos tipos de pólizas de pago por conducción, seguros basados en el uso (UBI por sus siglas en inglés), por ejemplo, aprovechan la telemática de los smartphones para recompensar a los consumidores por conducir menos. Según Forrester Research, las pólizas de UBI crecerán un 50% este año y podrían representar el 20% de todas las pólizas de automóviles para 2024. Este tipo de cobertura también podría usarse pronto para fomentar el desarrollo de autobuses eléctricos autónomos y flotas de camiones conectados que se mueven en conjunto para hacer que el tránsito sea más seguro y eficiente.

De hecho, las aseguradoras pueden incentivar a las empresas a través de algo más que la suscripción. Según Insure Our Future, la industria de seguros es el segundo inversor institucional más grande del mundo, lo que le otorga una enorme influencia financiera. En ese sentido, Aviva, Zurich y otras aseguradoras importantes están avanzando en los compromisos ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) con la neutralidad de carbono en sus propias operaciones, así como en las empresas y fondos en los que invierten. Otras aseguradoras deberían hacer lo mismo.

Del riesgo a la resiliencia

Aun siendo altamente urgentes e importantes, los tres elementos de acción que acabo de describir no resolverán por sí solos la amenaza que representa para las aseguradoras (y para el resto de nosotros) el cambio climático. Se necesitarán gobiernos nacionales, conciencia colectiva, mandatos regulatorios y mucho más para evitar que una situación que ya está destinada a ser mala se vuelva (mucho) peor.

En estos momentos, el informe de la IECC será uno de los temas principales de la cumbre de la ONU en Glasgow en noviembre. Será mejor que todos esperemos que dé como resultado pasos sólidos para ayudar a mitigar los desafíos climáticos que se avecinan. Para las aseguradoras generales, estos tres elementos de acción son un muy buen punto de partida.


Guidewire - Laura Drabik Chief Evangelist en Guidewire Artículo publicado originalmente en Insider Engage.

Sobre el autor del artículo

Laura Drabik es Chief Evangelist en Guidewire.