cliente innovaciónLa inversión en tecnología se intensificará en el próximo año, afectando a todos los aspectos de las operaciones de las compañías de seguros, desde los procesos internos hasta los productos y soluciones que ofrecen a los clientes. Así lo indican los analistas de Clyde & Co que prevén que la inversión en tecnología se intensificará el año que viene, con posibles ramificaciones en todos los aspectos de las operaciones de las compañías de seguros, desde los procesos internos hasta los productos y soluciones que ofrecen a los clientes.

La pandemia mundial por el coronavirus ya ha acelerado el impulso de la digitalización en todo el sector de los seguros, y se cree que los modelos operativos de las aseguradoras seguirán experimentando una transformación digital en el próximo año.

Pero aunque los actores tradicionales del sector asegurador seguirán explorando nuevos modelos de negocio y tecnologías digitales, Clyde & Co predice que también se producirá una importante disrupción por el aumento de las empresas de nueva creación.

«Hasta ahora, muchos disruptores de insurtech eran startups dirigidas por jóvenes ambiciosos con credenciales tecnológicas impecables, pero con un conocimiento y comprensión limitados del sector de los seguros», señala Yannis Samothrakis, socio de Clyde & Co. «Normalmente llegaban con una solución buscando un problema que solucionar y a menudo tropezaban cuando se enfrentaban a los obstáculos normativos y de cumplimiento, así como a la complejidad de la distribución de seguros», explicó.

«Esta situación se está invirtiendo ahora. Estamos asistiendo a la llegada de una nueva generación de insurtechs conocedoras del mercado y dotadas de profesionales experimentados que están ofreciendo una atractiva combinación de tecnología y cobertura de riesgos», añadió.

Nuevos participantes en No Vida

Según Clyde & Co, es probable que esta tendencia se vea impulsada por una serie de factores, como la necesidad de que las aseguradoras y los seguros sean atractivos para los compradores jóvenes, la continua disponibilidad de capital barato y la necesidad de hacer balance y considerar ofertas alternativas.

En conjunto, estas influencias deberían conducir a «una nueva oleada de nuevos participantes en el sector de No Vida«, dicen los analistas.

Estos se centrarán normalmente en segmentos de mercado específicos a los que ha resultado difícil acceder o generar beneficios para las aseguradoras tradicionales, y probablemente contarán con fuertes asociaciones con las redes existentes, incluidas las aseguradoras y reaseguradoras tradicionales.

En muchos casos, Clyde & Co espera que estos participantes sigan un modelo de afinidad, suministrando seguros comprados junto con un producto o servicio, como la cobertura de cancelación de eventos.

Otras áreas probables de disrupción incluyen los seguros de salud y de viaje, los productos que protegen contra los impactos de la crisis climática y los seguros cibernéticos para apoyar la necesidad de una mayor protección digital, ya que todas las industrias experimentan una transformación similar.