economía colaborativa

¿Quién será el responsable último cuando algo vaya mal? Esta pregunta crea mucha incertidumbre cuando hablamos de temas relacionados con la seguridad personal, calidad del servicio, daños en activos, robos y falta de suficiente protección, una duda que podría impedir que las plataformas tecnológicas aumentaran su base de consumidores y proveedores. Esta preocupación se refleja en el último informe de LLOYD’S (‘Compartir riesgos, compartir recompensas: ¿quién debería asumir el riesgo en la economía colaborativa?’), que se basa en una encuesta que analiza el modo en el que clientes, proveedores y plataformas perciben los riesgos en el modelo de economía colaborativa.

“El seguro puede desempeñar un papel fundamental a la hora de mitigar estos riesgos”, revela Vincent Vandendael, Chief Commercial Officer del mercado. “Basándonos en nuestras conclusiones -añade- si infundimos confianza en los consumidores mediante una clara definición y protección del riesgo podemos eliminar las barreras para que participe en la economía colaborativa. No hay ninguna duda de que las plataformas compartidas están creciendo a un ritmo vertiginoso, por lo que es importante que los productos de seguro que se creen para estas empresas puedan crecer y transformarse con ellas, desde una start-up de 10 empleados a un disruptor de la industria global”.

De tangibles e intangibles 

Los aseguradores llevan años proporcionando soluciones aseguradoras para activos físicos “tangibles”, pero en la economía colaborativa, los activos son, a menudo, intangibles, incluyendo la propiedad intelectual, la confianza y la reputación. Además, los activos en la economía colaborativa están fragmentados, ya que pertenecen y se comparten entre varias partes, lo que requiere un enfoque diferente en cuanto a la gestión del riesgo, basado en la economía conductual de las preferencias del consumidor y las actitudes frente al riesgo, destaca el informe.

“La propia economía colaborativa ha creado un nuevo panorama del riesgo, con muchas hipótesis aún no contrastadas sobre quién debería gestionar los riesgos y las responsabilidades; es por ello que el Seguro puede desempeñar un papel fundamental”, matiza Trevor Maynard, responsable de Innovación del mercado londinense. “Ya que estos riesgos se abordan y suscriben en nuestro mercado, hemos visto la capacidad que tiene el seguro para dar tranquilidad a consumidores y  proveedores así como  la confianza necesaria a las plataformas para seguir creciendo”, concluye el directivo.

Una reducción del riesgo podría desbloquear las oportunidades de crecimiento de la economía colaborativa: 

  • La mayoría de los consumidores (71%) estaría más que dispuesto a utilizar las plataformas de economía colaborativa si se proporcionara un seguro y muy  probablemente considerarían la posibilidad de compartir u ofrecer un servicio si se ofreciera cobertura aseguradora (70%).
  • La mayor parte de los proveedores actuales (78%) cree que aumentaría su base de clientes si se ofreciera un seguro.

Los consumidores esperan estar protegidos pero, en última instancia, los intervinientes en la economía colaborativa tienen distintas opiniones sobre quién debería asumir la responsabilidad:

  • La mayoría de los consumidores (53%) espera que las plataformas de economía colaborativa ofrezcan protección, mientras que la mayor parte de las plataformas encuestadas opina que debería ser, bien  el consumidor (53%) bien el proveedor (27%) el que asumiera la responsabilidad.

Los consumidores de la economía colaborativa son escépticos:

  • Los consumidores, a escala global, citan en primer lugar la seguridad personal (52%) como su principal preocupación, pero también les preocupa la calidad del servicio (42%), los daños a  activos (42%),  robos (40%) y la falta de suficiente protección en caso de que algo salga mal (38%).