inversión ronda de financiación apoyo respaldo startup insurtech

En el tercer trimestre de 2022 se invirtieron 2.350 millones de dólares en el sector insurtech, sólo un 2,5% menos que en el segundo trimestre, pero la cifra principal oculta una dinámica significativa, afirman el informe trimestral Global InsurTech de Gallagher Re.

La financiación en la fase inicial se disparó un 48,1% de un trimestre a otro, revela el informe, impulsada por el segundo mayor número trimestral de acuerdos de financiación inicial de la historia.

En el otro extremo del espectro, las insurtech de No Vida obtuvieron 1.200 millones de dólares de financiación en mega-rondas a través de inversiones de 100 millones de dólares o más, el doble que en el segundo trimestre.

No obstante, a pesar de las megarondas, el tamaño medio de las operaciones cayó un 7,6% hasta los 20,42 millones de dólares en el tercer trimestre. El descenso, explican, refleja el volumen de financiación en la fase inicial; el número total de operaciones aumentó un 6,1%, hasta 140 operaciones.

El efecto fue más pronunciado en la financiación de Vida y Salud, que se redujo de 917,85 millones de dólares en el segundo trimestre a 579,19 millones en el tercero.

El tamaño de las operaciones en este segmento se redujo un 38,6% hasta los 15,24 millones de dólares en el tercer trimestre, con una media de 51 operaciones (frente a las 40 del segundo trimestre). La financiación total del sector insurtech centrado en No Vida aumentó un 18,8%, hasta los 1.770 millones de dólares.

Por otro lado, las (re)aseguradoras realizaron 24 inversiones, impulsando el mercado hacia un máximo de tres años para la financiación estratégica en 2022.

Un inversión «respetada»

Para Andrew Johnston, director Global de InsurTech en Gallagher Re, hay que tener en cuenta que «las inversiones del tercer trimestre de este año se realizaron en un punto de inflexión particular para el sector global. Está aumentando la presión sobre las empresas que vendieron la idea de un crecimiento infinito para conseguir fondos«.

«El éxito sólo se ha producido en áreas en las que los operadores tradicionales han sido acogidos y respetados. Mientras tanto, hay una presión creciente sobre las insurtech que originan riesgos y que operan como MGAs para comenzar a participar en el proceso de retención de riesgos, lo que en la práctica las hace más parecidas a los incumbentes», matiza.