INESE Semana del Seguro

La industria 4.0, está generando grandes oportunidades para las industrias, hasta el punto de que “la convergencia de estas tecnologías está provocando que las fronteras entre el mundo físico y el mundo digital se desdibujen”, señala Cristina Cabanas, responsable de Sector Seguros de Atos, durante su participación en el espacio radiofónico Gran Formato, que se desarrolló el pasado febrero en el marco de la Semana del Seguro.

A su juicio, a la industria del Seguro aún le queda mucho por hacer en cuanto a transformación y desarrollo digital. Considera que en España hay miedo a la innovación y que muchas compañías toman decisiones imitando lo que hacen otras; que hay falta de creatividad y mucho conservadurismo y demasiado foco en las tecnologías y poco en las personas. “En general, el sector no se da cuenta de que la 4ª revolución industrial supone la oportunidad de crecer mucho en negocio o de que empresas de otros sectores les echen fuera”, señala.

«En España hay miedo a la innovación; muchas compañías que toman decisiones imitando a otras; falta de creatividad y mucho conservadurismo y demasiado foco en las tecnologías y poco en las personas»

“Creo que, en general, la madurez digital está en proceso. Es una aspiración y es una prioridad de las aseguradoras tradicionales. Es raro, en líneas generales, encontrarte alguna compañía que no tenga un plan ambicioso de transformación para los próximos años. Estos planes van a afectar a su manera de relacionarse con los clientes y con sus colaboradores, al conocimiento en profundidad de estos, a la tipología de productos, a la forma de subscribir el riesgo , etc. Pero todavía queda mucho para llegar a la madurez digital del sector”, matiza.

Elena Gonzalez-Blanco, directora general para Europa en Coverwallet, afirma, por su parte, que “la transformación digital ya ha llegado y hay una concienciación enorme, pero, en este escenario, necesitamos una velocidad, una capacidad de acción, un cambio de sistema y cultura, que todavía no ha llegado a su madurez”.

Para Emmanuel Djengue, director de Innovación de RGAx, la madurez digital en el Seguro “depende un poco de la urgencia del cambio”. “Creo que el sector asegurador sí que realmente tiene que cambiar, pero todavía no ha llegado el punto de urgencia, vamos poco a poco”, detalla.

Oportunidades de la industria 4.0

Sobre la base de tecnologías como la robótica, la analítica, la inteligencia artificial, las tecnologías cognitivas, la nube, la computación cuántica, el HPC y el Internet of Things (IoT), entre otras, trabaja Atos a fin de replicar el éxito de plataformas digitales B2C (Amazon, Apple, etc.) al modelo B2B y poder escalarlo: “La Industria 4.0 nos da la oportunidad de poner todo este saber hacer al servicio de la transformación del negocio de las aseguradoras”, explica Cabanas, que recuerda la alianza de Atos con Siemens, muy centrada en la innovación para la industria 4.0 y de la que menciona ejemplos como Digital Twins, Additive Manufacturing o IoT.

La tecnología se ha convertido en una pieza clave en el sector asegurador para ofrecer al cliente servicios personalizados. Además, para las aseguradoras la industria 4.0 va a suponer la utilización de los datos de una forma diferente. “PDP, es decir, physical-to-digital-to-physical, entre cuyas ventajas se observan: nuevas oportunidades de productos y servicios que satisfagan mejor las necesidades de los clientes; un mayor control del riesgo; y la posibilidad de ser más proactivo”, enumera Cabanas.

Por su parte, y como experta en temas de Inteligencia Artificial, González-Blanco c

omenta que lo que especialmente se ve en la industria 4.0 es la sensorización, el traqueo de todas las máquinas, la conectividad con el 5G y el acceso a la generación de datos con todos estos dispositivos.

“Esto está permitiendo modelos muchos más cercanos a tiempo real de analítica de datos, lo que nos permite por un lado predecir el riesgo, por otro lado evitar las catástrofes, las roturas o las averías en determinados tipos de sectores y, en este sentido, optimizar muchísimo el tipo de prima que podemos ofrecer dentro del sector asegurador, mucho más adaptada a las necesidades del cliente y, además, evitando una siniestralidad, que gracias a la tecnología y a la analítica de datos, podemos detectar de forma que antes era imposible”, explica.

Según Djengue, el sector va a entender todas las ventajas competitivas que las tecnologías les pueden aportar y también las facilidades que da a los clientes, no únicamente para la parte de suscripción y claims sino también para la prevención y el riesgo. “Creo que ahí las empresas van a proponer soluciones tecnológicas más fuertes”, afirma.

INESE Semana del Seguro

Puntos clave

El impacto social de la llamada cuarta revolución industrial puede ser enorme. “Disponer de seguros para todos los públicos o tecnologías al alcance de todos hace que, por un lado, sea más sencillo acceder a determinado tipo de información y de formación, pero también aumenta más la brecha digital en el sentido de los mejores formados y los que más acceso tienen a todas estas capacidades tecnológicas”, advierte Gonzalez-Blanco.

«La entrada del IoT, de tecnología, de empresas que crecen muy rápido están haciendo que todo el sector y toda la estructura, tal y como estaba puesta, empiece a verse afectada por esta disrupción que ya es una realidad hoy»

La directiva afirma que la industria 4.0 ha aumentado la transparencia y la información está cada vez más al alcance de todos, lo que ha facilitado el acceso por todos los sectores, pero también se observa que “cada vez es más frecuente la penetración de pequeñas empresas y compañías que provocan la disrupción en un sector en el que solo hace unos años había determinados perfiles o capacidades para poder entrar”, revela.

“Ahora mismo lo que estamos viendo cada vez más es que las barreras se difuminan. La entrada del IoT, de tecnología, de empresas que crecen muy rápido están haciendo que todo el sector y toda la estructura, tal y como estaba puesta, empiece a verse afectada por esta disrupción que ya es una realidad hoy”, asevera la directiva. En este sentido, reconoce que el conocimiento del riesgo y el del mundo asegurador, combinado con el de la tecnología puede dar lugar a tener un éxito enorme, por lo que hay que formar parte de ese cambio: “Tenemos que dar la mano a las compañías de tecnología para poder crear el mejor producto y el más adaptado a nuestros clientes, a nuestro país y a nuestro tipo de riesgo”.

Para Emmanuel Djengue, director de Innovación de RGAx, la industria 4.0 “va a aportar un seguro más rápido y, al final, más adaptado. Las revoluciones y las estrategias que vamos a poner en marcha van a ser definidas por la tecnología y no únicamente por un producto con una estrategia comercial. Seremos capaces de asegurar a una persona en el momento que quiera y que realmente lo necesite”.

Tecnologías con mayor impacto en el Segurola transformación del Seguro

Desde Atos parece claro. Las tecnologías con mayor impacto en el Seguro, según Cabanas, son: Big Data, Machine Learning, IOT, Blockchain, Robótica, OpenLegacy (Apificación), Ciberseguridad, y el contact center en la nube.

Con ellas coinciden tanto desde RGAx como desde Coverwallet, si bien esta última concreta: “Me gustaría profundizar más en dos tipos de tecnología que quizás no se aplican a todos los casos, pero que realmente sí que van a ser parte de la disrupción de lo que vamos a ver en los próximos años. Por un lado, van a estar todas las tecnologías de imagen, que ya se están utilizando muchos en todos los temas de teleperitaje, de verificación y de detección del fraude; y por otra, toda la parte de tecnologías del lenguaje”, sobre las que matiza que no solo hay que pensar en chatbots y asistentes, puesto que conllevan muchas oportunidades para el sector en cuanto a automatización, gestión de la documentación, extracción de información, enriquecimiento de la analítica de datos cuantitativos, etc.

“Todo esto, en un modelo en la nube y, sobre todo, orientando todas las tecnologías hacia una experiencia del cliente que sea fácil, sencilla, dinámica y fácil de cambiar, pues hace que tanto la experiencia del corredor como la del cliente que se acerca al mundo del seguro, sea muchísimo más rápida”, concluye González-Blanco.