Todos los sectores industriales están viviendo una revolución tecnológica y la industria privada de seguros de automóviles no es ajena a esta realidad. Según GlobalData, el sector de la fabricación de vehículos está experimentando un cambio tecnológico significativo que le está conduciendo a avances en la seguridad de los vehículos, pero esta evolución no se está reconociendo plenamente en las primas de seguros.

Un buen ejemplo es Tesla. La empresa norteamericana de automoción y almacenamiento de energía se encuentra a la vanguardia de estos avances tecnológicos, siendo su característica más revolucionaria el piloto automático. Mediante el uso de sensores de ultrasonido y cámaras que proporcionan una visión de 360 grados del entorno del automóvil, los vehículos son capaces de adaptarse a la velocidad de las condiciones del tráfico, permanecer en un carril o cambiar a otro automáticamente, salir de una autopista cuando sea necesario e incluso estacionarse, todo ello sin necesidad de la intervención del conductor.

“Es evidente que los avances exponenciales en esta tecnología han hecho que la conducción sea mucho más segura, ya que se elimina el potencial de error del conductor una vez que el piloto automático se activa. Las tasas de colisión en todos los modelos Tesla han disminuido un 40% desde la introducción del sistema de piloto automático, lo que ilustra cómo esta tecnología ha mejorado significativamente la seguridad de la conducción. Sin embargo, cuando los propietarios tratan de asegurar sus vehículos, esto no se refleja en el precio de las primas”, explica Daniel Pearce, analista financiero de la consultora.

Insure My Tesla o cómo colabora con el Seguro 

¿Cómo soluciona Tesla los problemas de aseguramiento? Su respuesta ha sido asociarse con aseguradoras de 20 países a través de un esquema conocido como Insure My Tesla. El objetivo es proporcionar a los propietarios de este vehículo una prima de seguro que represente los avances significativos en la seguridad de sus vehículos. En el Reino Unido, el fabricante está colaborando con DIRECT LINE para proporcionar información sobre las capacidades de cada modelo, algo que otras aseguradoras luchan por cuantificar.

Con la industria automotriz en continua búsqueda para implementar la última tecnología, es probable que los sistemas de automatización similares a los modelos Tesla se conviertan en algo común para todos los fabricantes de automóviles. El resultado hará que las carreteras del Reino Unido se vuelvan más seguras y disminuyan las tasas de accidentes, ya que existe un cambio cultural hacia el uso de esta tecnología. Actualmente, con más de 2.500 vehículos Tesla con capacidades de piloto automático recorriendo las carreteras del Reino Unido, la necesidad de pólizas de seguro que reflejen los estándares de seguridad más altos de sus coches crecerá en los próximos años, detalla GlobalData.

“Naturalmente -añade Pearce-, la industria de seguros responderá gradualmente a estos desarrollos, pero el ritmo actual de reconocimiento de las mejoras de seguridad que esta tecnología está trayendo aún es demasiado lento. La industria debería intentar colaborar con los fabricantes de vehículos para comprender mejor la tecnología y cómo puede mejorar la seguridad de los conductores, lo que a su vez permitirá a los clientes recibir primas de seguro más bajas”.