Digitalización de datos

El Internet de las Cosas (IoT), la información obtenida a través de todo tipo de sensores y dispositivos conectados, está transformando ya el sector asegurador y lo hará todavía más en el futuro inmediato. Gracias a este tipo de dispositivos se puede obtener información valiosa para las compañías del sector sobre factores como hábitos de consumo, estilos de vida, actividad y ubicación -algo que la telemática ya facilita en el caso del seguro de Autos, con alternativas como el seguro de pago por uso– o también, gracias a los instalados en nuestros hogares, podemos estar al tanto de posibles fugas de agua o de averías.

Todo esto se ha puesto de manifiesto en la jornada ‘Tech Talk, asegurando el futuro’, organizada por Vector ITC Group. En ella, Antonio Martín, director técnico de ICEA, ha adelantado que las líneas estratégicas del sector pasan, por ejemplo, por simplificar los productos y apostar por los servicios cognitivos, de voz, cara y texto, así como el análisis predictivo y big bata para identificar, incluso, el estado de ánimo de los usuarios.

Lo importante son los datos… y poder incorporarlos al backoffice

Una de las principales claves del encuentro la aportó Juan Fructos, subdirector general de TIREA. En su opinión, el principal problema al que se enfrentan las aseguradoras es que a pesar de contar con aplicaciones de geolocalización o herramientas que permitan tomar y enviar imágenes del siniestro al instante, no pueden pasar toda esta información al backoffice de manera automatizada, porque no cuentan con sistemas para ello.
integracion

Retos enfocados a la experiencia de usuario

En el encuentro, se abordaron algunos de los retos que debe abordar el Seguro y que pueden tener solución en un futuro cercano gracias a la tecnología. El CIO de CASER, Manuel Blanco, apuntaba que la tecnología debe facilitar el contacto, en tiempo real, entre todos los protagonistas del siniestro: aseguradora, mediador, cliente, proveedor y perito con el objetivo de que, cuando ocurra la avería, este último se entere prácticamente al instante. Es cierto, detallaba Blanco, que ya se están ofreciendo productos con integración de cámaras, sensores y detectores de humos conectados 24 horas, pero no es menos cierto que “esto encarece enormemente el coste del producto final, que actualmente no está dispuesto a pagar el usuario”. La reducción de costes será básica para dar el gran salto.

Por su parte, Juan Núñez, CIO de OCASO, insistió en la importancia de atender a un cliente que quiere “inmediatez” en la respuesta, especialmente en el momento del siniestro, y subrayó que hay que “percibir y responder” en lugar de “observar y ofrecer con el objetivo de ahorrar tiempo al asegurado, “su bien más preciado”.