Capgemini insurtech

Que las tecnologías ‘insurtech’ han llegado para quedarse es un hecho. El ‘World InsurTech Report‘ (WITR 2018), elaborado por Capgemini y Efma, deja patente que las tecnologías digitales están “redefiniendo la industria de los seguros”, gracias a su innata capacidad de innovación y a la agilidad empresarial que les confiere su reducido tamaño en comparación con las grandes compañías aseguradoras.

No solo eso, además, están logrando cubrir los huecos dejados por estas “con productos y servicios en el momento adecuado y en el lugar correcto, basados ​​en una experiencia enriquecida del cliente”. Con todo, la colaboración entre ambos mundos resulta inevitable para asegurar su sostenibilidad futura.

El análisis incluye datos de 33 mercados de todo el mundo, incluido España. Una de las principales conclusiones es que la inversión en el ecosistema ‘insurtech’ creció un 36.5% anual entre 2014 y 2017, desde los 869 millones de dólares (747 millones de euros) hasta los 2.212 millones (1.915 millones de euros). Durante ese mismo período, el número de acuerdos nacidos en este entorno aumentó un 29%.

El informe destaca que la fuerza de estas firmas de base tecnológica reside en su “agilidad y la capacidad de responder rápidamente a las necesidades en constante evolución de los clientes”. Su filosofía consiste, principalmente, en la mejora de los procesos ya existentes y de la experiencia de cliente, así como en la introducción de modelos de negocio disruptivos.

El blockchain, la inteligencia artificial, los drones, los ecosistemas de dispositivos conectados, el análisis del big data, la automatización de procesos rutinarios, los chat-bots y los wereables son las principales tecnologías emergentes en las que se apoyan las iniciativas ‘insurtech’ para resolver todo tipo de problemas relacionados con la actividad aseguradora.

Colaboración imprescindible

Sin embargo, los autores del ‘WITR 2018’ advierten de que “la colaboración con las aseguradoras consolidadas será necesaria para abordar los desafíos que dificultan su capacidad de ampliarse”. A su vez, la industria ‘tradicional’ se enfrenta al reto de identificar los socios adecuados y los modelos de asociación con el fin de maximizar las oportunidades y minimizar los riesgos relacionados con la colaboración. Por eso, se anima a las aseguradoras a realizar una evaluación periódica de un panorama tan dinámico como el de las tecnologías ‘insurtech’.

“El éxito a futuro será el resultado de una colaboración productiva con aseguradores establecidos: una simbiosis de conocimiento compartido, comprensión del negocio asegurador y estrategias para el futuro que son beneficiosas para todos”, apunta el estudio.