biometría huella digitalLa gestión de la identidad digital es una prioridad para el 76% de las compañías del sector financiero español, según un estudio de IDC Research España que confirma que la evolución de la identidad digital de los clientes es una realidad y que las empresas se preocupan por saber con quién interactúan.

Según el informe, el mercado global de gestión de identidades digital crece año a año de manera sostenida, impulsado principalmente por los segmentos de autenticación avanzada y gestión de identidades en entornos B2C. Según la tipología, los despliegues en cloud crecerán al 19% hasta 2025, mientras que los proyectos on-premises lo harán al 3%, haciendo que para entonces el 64% del mercado de gestión de identidades digitales se base en arquitecturas en la nube.

En el ámbito de las entidades financieras, las principales prioridades relacionadas con la gestión de identidades digitales es el cumplimiento normativo y hacer que la experiencia del cliente sea la idónea.

Biometría como la solución más segura

Más allá de las imposiciones normativas y la potencial mejora de la experiencia de cliente, entre los retos de bancos y Fintech se encuentran la integración de tecnologías, dispositivos y canales, donde el reconocimiento biométrico tiene un amplio recorrido, así como la búsqueda de una mayor eficiencia del sistema ante la automatización de procesos. De hecho, un 65% de los encuestados considera que el reconocimiento biométrico es la solución preferida por los clientes y el 70% de las organizaciones que es la solución de identificación digital más segura.

“La biometría tiene la capacidad única de llevar la personalización y la autenticación a las aplicaciones y dispositivos habilitados por voz o una imagen facial en tan solo segundos, convirtiéndose en un ajuste natural y completamente sin fricción para los usuarios”, comenta Mariona Campmany, Digital Identity and Innovation Lead de Mitek.

El phishing preocupa al 80% de las instituciones financieras

De acuerdo con el estudio, entre los peligros que encuentran las entidades financieras a la hora de gestionar las identidades digitales de sus usuarios destaca especialmente los robos de identidades, más conocido como phishing, y el impacto que conlleva en la reputación de los bancos. El 80% de las instituciones financieras declara tener un grado de preocupación por la suplantación de la identidad digital medio/alto o alto. Además, esta preocupación ha aumentado en el 70% de las organizaciones en el último año.

Finalmente, el informe desvela una especial preocupación por parte de las entidades financieras con la denominada suplantación consentida o spoofing, es decir, la cesión de usuarios y contraseñas por parte de clientes a terceros para realizar transacciones, que se produce especialmente entre los clientes de mayor edad.

“El sistema financiero español ha alcanzado la madurez digital y está ejerciendo tracción sobre el resto de los sectores en cuanto a la identidad digital del cliente se refiere. Este proceso se ha acelerado, además, por el impacto de la pandemia, como lo refleja el hecho de que el 43% de las organizaciones ha incrementado su presupuesto en seguridad, factor vital en la gestión de identidades digitales”, afirma Ignacio Cobisa, analista de IDC y autor del estudio.