Olav Cuiper, vicepresidente ejecutivo y director de RGA EMEA, y Jaqui Wassenaar, vicepresidente y director de desarrollo de Mercado de RGAX EMEA, han entrevistado al futurista Graeme Codrington para debatir sobre los seguros y las tendencias globales en un mundo posterior a la Covid-19.

«Cuando entramos en esta crisis de Covid, todos pensamos que iba a ser un periodo rupturista. Sin embargo, más que rupturista, ha sido un gran acelerador del cambio. Acelera las cosas buenas, pero también las cosas menos buenas, que tenemos que dejar de hacer», explicó. Por otro lado, añade que “el hecho de que el Coronavirus esté durando tanto tiempo y que realmente hayamos tenido que hacer cambios significativos en nuestras vidas, en nuestras empresas, eso es lo que realmente ha provocado mucha de esta aceleración”.

Una de las preguntas lanzadas fue cómo podemos reunir esos datos sobre ellos en tiempo real, y asegurarnos de que tienen acceso a una cobertura aseguradora. Su respuesta fue clara: «Muchas personas con enfermedades crónicas controlan muy bien sus dolencias. Así que la forma en que tenemos que empezar a pensar en esto es cómo podemos asegurarnos de que incentivamos a las personas que están manejando correctamente sus enfermedades bien«.

Maquina versus humanos ¿quién ganará?

Como seres humanos, ¿podemos competir con las máquinas? La respuesta es no. Las máquinas van a ser más rápidas que nosotros, van a ser más fuertes que nosotros, van a ser más inteligentes que nosotros en el sentido de que pueden hacer lo que se les dice. La pregunta entonces, remarca el experto, debe ser ¿qué es lo que las personas pueden hacer, que las máquinas no pueden? Por supuesto, las respuestas obvias incluyen cosas como la innovación y la creatividad. Y no hay que buscar una competencia entre ambos, sino encontrar la manera de obtener lo mejor de ambos mundos, trabajando juntos.

Sostenibilidad, una emergencia global

Codrington recuerda que la Covid ha sido una emergencia mundial a la que respondimos en cuestión de semanas, cambiando los comportamientos de la gente y las regulaciones para hacer frente a una emergencia global.

Por ello se pregunta, si el cambio climático, la sostenibilidad y la contaminación por plásticos son emergencias globales, ¿por qué no podemos utilizar la misma lógica para hacerles frente? No tenemos que tardar 10, 15 o 20 años en poner en marcha nuestros planes de sostenibilidad. «Podemos afrontarlos con la misma mentalidad de emergencia», sostiene.