portada informe friss fraude en seguros y pandemiaLa pandemia mundial ha obligado a casi dos tercios de todas las organizaciones de seguros a centrarse más en la digitalización. Casi la mitad se centró en la reducción de costes, y cerca del 30% aumentó activamente control del fraude. Así lo revela un reciente estudio de FRISS en el que se analiza los impactos de la Covid-19 así como las tendencias a largo plazo de la industria.

El estudio reúne las aportaciones de casi 500 profesionales de los seguros de todo el mundo y proporciona información sobre temas como la detección de fraudes durante una pandemia, los desafíos de los datos, el establecimiento de una cultura de lucha contra el fraude o el uso de los medios sociales para combatirlo, entre otros.

Si bien el cambio rápido y radical en la forma en que las aseguradoras hacen negocios y luchan contra el fraude ya estaba en marcha antes de la Covid-19, la pandemia no ha hecho más que acelerar todo este proceso. La inteligencia artificial y la digitalización de la cadena de seguros ofrecen un nuevo y notable potencial para beneficiar a los consumidores de seguros. Sin embargo, los defraudadores trabajan inevitablemente para explotar las nuevas lagunas del sistema, lo que sigue aumentando el coste de los seguros para los consumidores honestos.

“Prevenir el fraude es bueno para el negocio. El éxito depende de la capacidad de habilitar profundamente una forma de trabajo digital”, señala el informe que apunta que el deseo de avanzar hacia los procesos digitalizados y directos no se ha cumplido todavía con esta acción. “Muchos encuestados siguen confiando en el instinto de su personal y en otros métodos manuales para prevenir y predecir el fraude”, sostiene.

El 18% de todas las reclamaciones contienen un elemento de fraude

Siempre es difícil determinar con exactitud el impacto del fraude en la industria. El informe señala que generalmente la industria coincide en que el fraude representa alrededor del 10% del coste de todas las reclamaciones. Sin embargo, los encuestados creen que, en promedio, el 18% de todas las reclamaciones contiene un elemento de fraude, inflación o tergiversación.

Los principales esquemas de fraude que aumentaron su popularidad durante la Covid-19 son los accidentes organizados y los robos de vehículos, la facturación de procedimientos o servicios fantasma y los accidentes falsos que ocurren en los hogares de las personas.

Beneficios del uso del software para la detección de fraudes

La eliminación del fraude tiene un claro beneficio en el índice de pérdidas, y es la principal razón por la que los encuestados están dispuestos a emprender nuevas iniciativas. Así lo afirma el 60% de los encuestados que señala que una mejora en el índice de pérdidas es la mayor ventaja de usar un software de detección de fraude. Además, el 49% dice que se beneficia enormemente de la detección en tiempo real.

La evaluación de las reclamaciones en tiempo real ofrece un mejor servicio al cliente. El 48% se está adelantando a los esquemas de fraude emergentes. Otras ventajas incluyen una mejor calidad de la cartera y una mayor eficiencia de los investigadores. La detección de clientes entrantes en tiempo real ofrece una mejor experiencia, mayor lealtad y un libro de negocios de mayor calidad.

Comience a combatir el fraude de manera proactiva

Temas como la mala integración de datos, la falta de recursos informáticos o el temor a los falsos positivos siguen pesando en la mente de los operadores, afirma FRISS, que advierten de que los líderes de la industria esperan un aumento del fraude en los próximos 12 meses. “A medida que las aseguradoras impulsan el cambio digital, es importante que recuerden incluir la prevención del fraude como parte de su juego de herramientas digitales”, sostiene la compañía.

“Vemos que las aseguradoras se están moviendo hacia la supervisión en tiempo real de los riesgos y el fraude y que controlan de forma proactiva las pólizas y las reclamaciones a lo largo del ciclo de vida para asegurarse de que pueden gestionar una cartera sana. No esperemos a lo que nos traerá la Covid; empecemos a luchar proactivamente contra el fraude. Los clientes honestos se lo merecen”, concluye el informe.

Conozca más tendencias en el Informe completo sobre el fraude de 2020.