ciberataque, ciberseguro, cyber, attack cyber insurance

El método preferido de los ciberdelincuentes para lucrarse es el uso fraudulento del correo electrónico para desviar fondos a una cuenta bancaria en su poder y es que la pérdida económica por fraude por desvío de pagos es la consecuencia más común tras sufrir un ciberataque, indicada por el 38% de las empresas españolas que fueron ciberatacadas en 2022. Así se desprende del Informe de Ciberpreparación 2023 de Hiscox, que además revela que se trata de un porcentaje que aumenta desde el 32% del año anterior, evidenciándose el fraude por desvío de pagos como una amenaza en crecimiento.

Analizando el número de empleados, las más afectadas por este fraude fueron las pequeñas empresas de 10 a 49 empleados, ya que fue indicado por el 43%. Le siguen las medianas y grandes empresas, siendo esta pérdida económica la primera consecuencia para el 42% de las empresas de 50 a 249 empleados y para el 40% de las organizaciones de 249 a 999 empleados.

Según el informe, por sectores destacan el de la energía y el de viaje y ocio como los que tuvieron al fraude como resultado más frecuente, según señala el 50% de estas empresas, a las que les sigue las de transporte y distribución (46%).

En cuanto a países, Alemania, Irlanda y Francia fueron también los que más sufrieron esta pérdida económica junto a España, con un 43%, 43% y 41% respectivamente, quedando así nuestro país en cuarto lugar.