resistencia digital
Workplace with digital tablet

El recién publicado borrador de informe de la propuesta de Reglamento Europeo sobre la Resiliencia Operativa Digital del sector financiero, más comúnmente conocida como DORA, ha excluido a los mediadores de seguros y reaseguros, pequeñas y medianas empresas del ámbito de aplicación de la normativa, salvo las que realizan una “medicación automatizada”. Esta excepción ha sido posible “gracias al empuje de las asociaciones que estamos implicadas en BIPAR”, según da a conocer ADECOSE.

DORA busca incrementar la resiliencia operativa digital frente a disrupciones que puedan producirse, especialmente ciberataques.

“Las normativas de distribución de seguros y de protección de datos ya imponen suficientes medidas regulatorias para los mediadores de seguros de protección a los clientes. Además, la arquitectura reguladora que impone DORA no está adaptada a nuestro sector. En la práctica, sería complicado garantizar una proporcionalidad real”, se valora desde la asociación.

Además, señala que los requisitos que impone DORA se traducen “en cargas administrativas y costes que no están en proporción con el bajo riesgo que se debe abordar ni con los objetivos generales que se deben lograr”. Y se recuerda: “Las transacciones de comunicación y de tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) entre un mediador de seguros y una aseguradora se realizan siempre a través de un sistema en el que el nivel de protección está garantizado por la aseguradora o la interfaz”.

Además, argumenta que incluir a los mediadores de seguros en el alcance de DORA haría que los requisitos de gestión de riesgos de TIC “se duplicarán o triplicarán innecesariamente”.

Desde ADECOSE se muestran confiados en que las medidas que los mediadores tengan que cumplir “sean lo más acordes a nuestra singularidad”.