Realidad AumentadaSegún GlobalData, la realidad aumentada se traducirá en un mercado de 152.000 millones de dólares en 2030 y sus usos en el sector de los seguros no harán más que crecer. Según señala en su informe ‘Augmented Reality (AR) in Insurance’, la demanda de esta tecnología entre las aseguradoras se ha visto catalizada por la Covid-19 y la necesidad de realizar inspecciones a distancia.

El informe revela la creciente demanda de tecnología AR por parte de las aseguradoras para combatir los retos del sector, como la Covid-19, el cambio climático y la rápida digitalización de las generaciones más jóvenes.

“La pandemia ha obligado a las aseguradoras a empezar a utilizar la tecnología de RA en forma de plataformas de inspecciones como servicio habilitadas para la RA. Estas permiten a las aseguradoras llevar a cabo inspecciones remotas en profundidad”, indica Amrit Dhami, analista asociado de GlobalData. Según explica, el especialista puede utilizar la RA en una transmisión de vídeo en directo con el cliente para marcar puntos específicos, superponer texto y punteros para guiarle o medir distancias reales en la pantalla. “Además, si se necesita un ingeniero de riesgos o un perito in situ, pueden utilizar las gafas inteligentes de RA para ser guiados de forma segura por compañeros de fuera de la zona para minimizar el número de agentes necesarios en el lugar del siniestro, al tiempo que se mantiene la colaboración”, añade.

“La pandemia ha dejado un legado de operaciones remotas, y no es de extrañar teniendo en cuenta cómo esto puede reducir significativamente el tiempo de viaje, los costes y las emisiones para las empresas. Para las aseguradoras, las inspecciones en las plataformas de servicios seguirán agilizando el proceso de reclamación y permitirán a las aseguradoras ofrecer un mejor servicio al cliente”, destaca.

Usos ante el cambio climático

El informe de GlobalData también señala que la RA ayuda a las aseguradoras a evaluar los riesgos asociados a los fenómenos meteorológicos graves y a los peligros naturales. En concreto, permite simular de forma eficaz y segura las catástrofes de la vida real y estimar los daños asociados y los costes de reparación.

“Las aseguradoras pueden superponer imágenes de RA en una habitación o entorno para estimar el alcance de los daños causados por inundaciones, desprendimientos de tierra u otros desastres naturales. Mostrar a los clientes hasta dónde podría extenderse una inundación por la rotura de una tubería de agua en su sótano puede informarles de los bienes y dispositivos con mayor riesgo de sufrir daños, asegurando que se tomen medidas preventivas para reducir los siniestros evitables”, afirma.

Según el analista, es importante destacar que las aseguradoras pueden utilizar las gafas de RA para inspeccionar de forma segura los lugares dañados después de eventos catastróficos. “La información, como los planos o los planos de planta, puede superponerse al campo de visión del agente para que pueda localizar las tuberías de agua y de gas de forma segura y con las manos libres”, expone como ejemplo.

Jóvenes generaciones

La RA es también una herramienta clave para mantener la cuota de mercado entre los clientes de seguros más jóvenes. Por ejemplo, la aplicación de GEICO utiliza la RA y la cámara del teléfono del usuario para superponer información sobre diferentes instalaciones y atracciones cercanas.

Dhami añade: “Los clientes de seguros de hoy en día, muchos de los cuales son miembros de la Generación Z, esperan más compromiso e innovación de sus aseguradoras de lo que ha sido tradicionalmente el caso. Las nuevas tecnologías de seguros están tratando de atraer a este grupo demográfico, por lo que las aseguradoras tradicionales pueden utilizar la RA para mejorar sus campañas publicitarias y ofrecer servicios de entretenimiento en la aplicación para atraer a los clientes más jóvenes y defenderse de las tecnologías de seguros. El marketing de RA es accesible debido a la ubicuidad de los smartphones con RA, por lo que debería integrarse en las aplicaciones existentes de las aseguradoras”.