tarificación

En la actualidad, el sector asegurador se enfrenta a grandes desafíos, como la digitalización, la evolución del entorno regulatorio y la enorme competencia. Ante un número cada vez mayor de clientes realizando comparativas de precios, resulta fundamental detenerse a considerar la importancia de implantar un modelo de tarificación adecuado, dinámico y personalizado. Hoy en día, se trata de un factor diferenciador clave en la oferta comercial de las aseguradoras, ya que constituye el vínculo esencial entre solvencia, rentabilidad y cuota de mercado.

 La necesidad de adaptar el producto

El interés por las necesidades y expectativas del cliente es objeto de análisis constante en prácticamente todos los sectores. En el asegurador, no son pocas las compañías que ofrecen aplicaciones mediante las que premian a sus asegurados por una «buena conducta» y, de este modo, recaban la información necesaria para ofrecerles, en distintas campañas, productos y precios personalizados. De forma similar, es posible conocer hábitos y estado de salud de los clientes gracias a las aplicaciones de seguimiento que facilitan los seguros de salud y vida. Todos estos datos permiten a las aseguradoras ofrecer un producto personalizado y adaptado a clientes y potenciales clientes.

Este proceso de transformación se debe, en su mayor parte, a los cambios en las demandas de los propios clientes. Actualmente, la mayoría de las compañías cuentan con un amplio abanico de coberturas en sus productos, destinadas a los distintos clientes. Si se tienen en cuenta todas las variables de tarificación anteriores, la aseguradora puede llevar a cabo una estrategia de pricing beneficiosa para ambas partes a la par que garantizar la eficiencia y el mínimo coste. No obstante, aquellas compañías que no sean capaces de adaptar sus precios a la nueva realidad de negocio se arriesgan a perder rápidamente cuota de mercado frente a aquellos rivales que comprendan mejor las necesidades y el presupuesto de sus clientes y, a su vez, diseñen productos más atractivos, competitivos y personalizados.

Beneficios derivados de la segmentación

Aplicar la técnica de la segmentación constituye un método beneficioso tanto para compañías como para clientes, por distintas razones. En primer lugar, mejora la capacidad de análisis y de adaptación de los productos y ayuda a calcular los precios de forma dinámica y personalizada; en segundo lugar, genera confianza en los consumidores, que se muestran cada vez más abiertos a propuestas comerciales nuevas e innovadoras; y, en tercer lugar, garantiza a las aseguradoras el mantenimiento e, incluso, el incremento, de la cuota de mercado respecto de los competidores que todavía no han adaptado sus productos a la nueva realidad de negocio.

Asimismo, son muchas las compañías que están desacoplando la función de tarificación de los sistemas tradicionales de back-office, que son menos flexibles y están menos preparados de cara a los nuevos modelos que poco a poco están ganando terreno en las diferentes áreas de negocio, especialmente, en los entornos de colectivos en vida y salud.

Tal como se ha mencionado anteriormente, la personalización de las ofertas aumenta el porcentaje de respuestas positivas, tal como vienen comprobando los clientes de msg life, empresa que ha desarrollado Unified Product Platform (UDP), una solución destinada a definir y configurar productos de seguros adaptados al nivel de personalización deseado por el cliente final que, a su vez, dispone de un módulo avanzado de tarificación.

Un producto adaptado es garantía de reducción considerable del riesgo. Al tener en cuenta las distintas variables vinculadas a las nuevas realidades que afrontan los usuarios, se ofrece un servicio más eficiente y rentable, lo que se traduce en una disminución considerable de los costes para aseguradora y asegurado. Si, por el contrario, solo se mantiene una perspectiva basada en los costes, así como un conjunto limitado de variables de riesgo, las aseguradoras se exponen a quedarse con los clientes menos rentables del mercado y, por ende, su crecimiento se verá limitado.

Modelos de tarificación

El objetivo principal de cualquier modelo de tarificación es definir los algoritmos matemáticos que generan el precio de una póliza. Entre las tecnologías que pueden emplearse hoy en día para este fin contamos con el big data, el Internet de las cosas y la inteligencia artificial, junto con nuevas herramientas capaces de analizar el riesgo y calcular los precios de forma dinámica y personalizada.

Así las cosas, resulta fundamental que los modelos estadísticos aplicados hoy en día evolucionen en paralelo con las necesidades de negocio, con lo cual se torna necesaria la implementación de nuevas herramientas informáticas que faciliten la adaptación de los productos. Gracias a estas herramientas, los propios responsables de negocio y actuarios pueden gestionar la configuración de los productos y sus tarifas mediante la creación de ofertas con precios a medida.

by Cristina Cabanas, Business Development Manager de msg life Iberia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here