El mercado estadounidense de seguros cibernéticos creció significativamente en 2017, con un aumento de casi un 32% de las primas emitidas hasta 1.800 millones de dólares, mientras que las pólizas en vigor aumentaron un 24%, hasta 2,6 millones, según revela un informe de A.M. Best. A pesar del crecimiento, la tasa de penetración del seguro cibernético sigue siendo baja, especialmente entre las pequeñas y medianas empresas.

El informe afirma que el mercado de los seguros cibernéticos representa una oportunidad de crecimiento significativa para las aseguradoras, por el potencial de desarrollo que tiene entre las pequeñas y medianas empresas. “Por lo general, estas empresas se muestran complacientes con su exposición a eventos relacionados con la cibernética, como filtraciones de datos y fallos del sistema, y subestiman el potencial de interrupción del negocio”, detalla el estudio.

Por el contrario, las firmas nacionales y las empresas en la lista Fortune 500, en particular las empresas de mayor riesgo, como las instituciones financieras y las empresas de atención de la salud, están aumentando la cobertura cibernética.

La capacidad es amplia y es probable que aumente más

Aunque los aumentos en el número de pólizas y en el volumen de primas en 2017 son importantes, A.M. Best cree que hacen muy poco para cerrar la brecha de protección. Sin embargo, apunta, “con una mayor automatización y conciencia de este riesgo, la demanda de seguros cibernéticos seguirá creciendo”. En todo caso, se añade, la capacidad de los seguros cibernéticos es amplia, y es probable que aumente en los próximos años, “ya que la rentabilidad actual línea debería atraer a nuevos participantes en el mercado”.

“Los eventos cibernéticos son difíciles de predecir o detectar – las empresas pueden ni siquiera ser conscientes de que un evento ha tenido lugar – y una vez que uno ha ocurrido, es difícil determinar hasta dónde se extenderán”, comenta Fred Eslami, director asociado de la agencia. “Cada vez son más frecuentes y severos, y a medida que las aseguradoras amplíen su oferta cibernética, tendrán que ser prudentes a la hora de aplicar las medidas adecuadas de gestión y mitigación de riesgos para garantizar que estas exposiciones se mantengan alineadas con las metas y objetivos declarados por la compañía”, indica.

A.M. Best observa, por otro lado, un aumento en la venta de pólizas empaquetadas con la adición de cobertura cibernética afirmativa (es decir, cuando los riesgos se incluyen o excluyen explícitamente) a las pólizas comerciales. De hecho, las pólizas independientes disminuyeron, ya que es probable que las empresas migraran a pólizas empaquetadas menos costosas.

¿Cómo fijan los precios las aseguradoras?

Por lo que se refiere a la suscripción de riesgos por parte de las aseguradoras, la falta de estadísticas históricas y de modelos probados de exposición cibernética siguen aumentando la incertidumbre. “La sofisticación de los precios varía significativamente de un asegurador a otro, ya que algunos utilizan precios simples basados en las pérdidas esperadas, mientras que otros tienen algoritmos mucho más sofisticados. Aunque un evento sistémico sigue siendo la principal amenaza para las aseguradoras cibernéticas, la subvaloración de los precios por parte de los nuevos participantes en el mercado también debería seguir siendo motivo de preocupación”, advierte del informe.

En este punto, el estudio destaca que la suscripción y la fijación de precios son impulsadas más por las fuerzas del mercado que por la experiencia y los modelos de pérdidas.

El número total de reclamaciones cibernéticas aumentó hasta 9.017, desde las 5.955 de 2016; el 56,3% provino de pólizas empaquetadas

CHUBB fue la principal aseguradora cibernética en 2017, superando a AIG y XL Catlin, con 284,4 millones en primas cibernéticas directas emitidas, la mayoría de las cuales fueron para pólizas empaquetadas.

Por tercer año consecutivo, HARTFORD INSURANCE GROUP contaba con la mayor cantidad de pólizas cibernéticas en vigor a finales de año, con más de medio millón.