axa santiagolopezlinaes 750Una segunda tendencia observada con nitidez en 2023 en el XI Mapa Axa de Fraude en España es el uso de la tecnología y la IA, empleada no sólo en el sector asegurador para todos sus procesos, también por el defraudador para construir una forma más contundente sus casos de fraude, por ejemplo, el fraude en documentos digitales.

Sin embargo, Axa también usa estas herramientas para detectar el fraude, por ejemplo en la manipulación de documentos e imágenes, que se intenta acometer de manera cada vez más robusta utilizando tecnología. Antes de la automatización, la compañía detectaba el 97% de los intentos de fraude de forma manual: en 2013, los tramitadores detectaban el 76% de los intentos de fraude, los peritos el 18% y los medios digitales solo el 3%; este último porcentaje ahora es del 33%, siendo las reglas automáticas el medio digital más importante (el año pasado detectaron el 19% de todos los casos, ahorrando 17 millones de euros en pagos fraudulentos).

Además, la IA también tiene un impacto significativo en la generación de alertas automáticas mediante el análisis de información sobre siniestros y su contexto. Cabe destacar que, en este proceso, se ha observado que aproximadamente 1 de cada 3 alertas de sospecha por documento manipulado resulta ser fraudulenta.

“El 33% del fraude evitado ha sido gracias a la tecnología y al uso del dato”, confirmaba Arturo López-Linares, director de Siniestros de Axa España. “Hemos pasado de lo más sencillo hace una década, que era utilizar datos únicos de un siniestro, a maximizar la capacidad de procesamiento y ser capaces de introducir reglas automáticas que no solo trabajan con los datos del siniestro, sino con toda la historia siniestral. Esto permite la identificación temprana de patrones sospechosos en la tramitación de un siniestro, reduce la carga de trabajo manual y mejora la capacidad de detección al contextualizar información, aportando capacidad adicional para su comprensión y detección más precisa y temprana”, expuso.