Edificios, finanzas, negociosExiste una oportunidad significativa para que las aseguradoras aprovechen la tecnología y así puedan ser precursoras de las macrotendencias y convertirse en socios más proactivos para sus clientes. Así se pone de relieve en el World Insurance Report 2019, informe publicado por Capgemini y Efma, que remarca una preocupación creciente entre los aseguradores, que su cobertura de seguro sea insuficiente para los riesgos emergentes, desde la ciberseguridad hasta las amenazas medioambientales. “Las aseguradoras están menos preparadas para el cambio que sus clientes, la mayoría de los cuales desean una cobertura más completa y dinámica”, indica el informe.

Cuatro tendencias a tener en cuenta para convertirse en influencers

1.- Las aseguradoras han sido lentas en responder a los riesgos emergentes. El informe identifica cinco macrotendencias que están creando riesgos emergentes para los clientes de seguros y sus negocios: patrones ambientales perturbadores, avances tecnológicos, tendencias sociales y demográficas en evolución, nuevas preocupaciones médicas y de salud, y cambios en el entorno empresarial.

Sin embargo, la mayoría de las aseguradoras han sido lentas en responder a estas tendencias y equipar a los clientes frente a estas. Menos del 25% de los clientes empresariales de todas las geografías y menos del 15% de los asegurados individuales consideran que tienen la cobertura suficiente para asegurarse contra cualquiera de los riesgos emergentes impulsados por estas macrotendencias. Además, menos del 40% de las aseguradoras de Vida y Salud dijeron que han creado una cartera de nuevos productos para cubrir integralmente los riesgos emergentes.

2.- Existe una importante laguna de cobertura en las áreas de riesgo emergentes. La lenta respuesta a las amenazas emergentes ha creado importantes lagunas de cobertura para los clientes expuestos a estos riesgos. El informe estima que el 83% de los clientes individuales tienen una exposición media o alta a los ciberataques y a no tener ahorro suficiente en su jubilación; sin embargo, solo el 3% y el 5%, respectivamente, están ampliamente cubiertos contra estas eventualidades.

Entre las empresas, el 81% están expuestos a un aumento de los costes sanitarios de los empleados, contra los que solo el 17% está bien cubierto. Además, el 87% corre el riesgo de sufrir ciberataques, con menos del 18% de cubiertos de forma exhaustiva; casi el 75% de los clientes corporativos se ve amenazado por el aumento de las catástrofes naturales, para lo que únicamente un 22% está cubiertos de forma efectiva.

3.- Los consumidores están más preparados para el cambio que los proveedores. A medida que el panorama de los seguros cambia, los clientes muestran una mayor disposición al cambio que sus proveedores de seguros. Más de la mitad (55%) de los clientes dijeron que están listos para explorar nuevos modelos, pero apenas una cuarta parte (26%) de las aseguradoras están invirtiendo en ellos.

Además, mientras que el 37% de los clientes dijeron que están muy dispuestos a compartir datos adicionales a cambio de mejores servicios de control y prevención de riesgos, solo el 27% de las aseguradoras tienen la capacidad de utilizar datos en tiempo real con fines de modelización de riesgos.

4.- Los aseguradores necesitan innovar y convertirse en socios y prevencionistas. Las aseguradoras deben responder a las amenazas emergentes y a las expectativas cambiantes de los clientes, adoptando nuevas tecnologías. Las capacidades de evaluación de riesgos pueden mejorarse significativamente a través de la implementación del aprendizaje automático, la inteligencia artificial y los análisis avanzados, y la colaboración efectiva con las insurtech.

El progreso en estas áreas ha sido mixto: la mayoría (57%) de compañías ha aprovechado la IA, el aprendizaje automático y la analítica avanzada, pero solo el 29% ha implementado la evaluación automatizada de riesgos y apenas un 20% ha generado información en tiempo real a partir de dispositivos del Internet de las Cosas (IoT).

Colaborar para avanzar

El progreso tecnológico también debe ir acompañado de un cambio de actitud: “Cuando los aseguradores se han visto tradicionalmente como pagadores, deben evolucionar hacia funciones paralelas de socios y prevencionistas, trabajando más estrechamente con los clientes para mitigar los riesgos y proporcionar servicios a la carta. Las nuevas tendencias de riesgo y las crecientes expectativas de los clientes están cambiando drásticamente el panorama de los seguros. Los proveedores deben ser ágiles en su respuesta», destaca Anirban Bose, director general de Servicios Financieros de Capgemini y miembro de la Junta Directiva del Grupo.

Esta investigación, añade la directiva, “muestra una brecha de cobertura en áreas de riesgo emergente, pero también destaca una importante oportunidad para las aseguradoras. Aquellos que pueden evolucionar sus productos a través de la tecnología, colaborar con firmas innovadoras y considerarse a sí mismos como socios de sus clientes”.

«Esta investigación muestra que el futuro de los seguros se centrará en las alianzas», subraya Vincent Bastid, secretario general de Efma. «Los proveedores de seguros -concluye- necesitan colaborar con socios que ofrezcan altos niveles de experiencia en áreas que van desde la inteligencia artificial hasta el análisis avanzado. Al mismo tiempo, deben asociarse más estrechamente con sus clientes para proporcionar el servicio más sensible y orientado a la demanda que muchos buscan».