El Emerging Risk Task Force de XL CATLIN supervisa de forma activa un gran número de riesgos emergentes, ofreciendo información sobre su evolución. En la edición del segundo trimestre de este trabajo, tres temas centran la atención: Inteligencia Artificial (IA); InsurTech; y transporte autónomo.

Sobre el primero de los temas, el informe destaca que a medida que el aprendizaje automático se vaya extendiendo por los distintos sectores “es posible que surjan dudas a la hora de determinar las responsabilidades en caso de fallo o vulnerabilidad de una aplicación de IA. Otras implicaciones potenciales son: dudas sobre la propiedad intelectual; vulnerabilidad cibernética / privacidad de datos y pólizas de RC a través de productos (operaciones completadas relacionadas con productos defectuosos); indemnizaciones a los trabajadores (RC del empleador o errores y omisiones profesionales en relación con negligencias en el diseño).

Hasta la fecha, advierte la aseguradora, “la mayoría de los avances en materia de IA y aprendizaje automático se han producido sin que exista un entorno regulatorio en el que enmarcarlos”. Por ello, es posible que en los próximos años organismos reguladores y gobiernos redoblen los esfuerzos para fijar criterios de privacidad, éticos y jurídicos que clarifiquen las responsabilidades en cualquier situación en la que esté implicado un sistema de IA.

La IA, una oportunidad para las aseguradoras

XL CATLIN considera que la IA ofrece a las aseguradoras la oportunidad de mejorar sus operaciones. “Podrán –concreta el informe- aprovechar los datos en tiempo real para mejorar las decisiones de suscripción, analizar patrones para controlar el fraude y encontrar nuevas oportunidades de mercado”.

Además, el Big Data, la creación de modelos predictivos, una mayor capacidad de aprendizaje y una potencia de cálculo superior permiten conocer mejor a los clientes y los riesgos a los que se enfrentan, de modo que sea posible reducir los costes de transacción y ofrecer un servicio más valioso.

Los sistemas autónomos también podrían ser más vulnerables a riesgos cibernéticos

En relación al transporte autónomo, el informe de XL CATLIN se centra en su aplicación en el sector del transporte marítimo, donde ha aumentado recientemente el interés y el debate acerca del desarrollo de los buques no tripulados. Se espera que su aplicación permita reducir los riesgos y costes asociados a los errores humanos, al tiempo que mejoren la eficiencia. Pero al igual que ocurre como otras nuevos desarrollos, deben abordarse algunos retos regulatorios y jurídicos básicos antes de que se pueda introducir formalmente el empleo de buques autónomos. En ausencia de normas claras, la incertidumbre acerca de la responsabilidad y su impacto sobre armadores, fabricantes de equipos, desarrolladores de software o controladores remotos es una posibilidad muy real”, se destaca.

Asimismo, advierte la aseguradora, “los sistemas autónomos también podrían ser más vulnerables a riesgos cibernéticos, lo que generaría exposiciones a riesgos nuevos o desconocidos, no incluidos en las pólizas de transporte marítimo actuales”.

“Las aseguradoras que no inviertan en digitalización verán reducido su rendimiento operativo”

“Las insurtech brindan la oportunidad de acceder a nuevos mercados, productos, crecimiento y desarrollos comerciales/operativos en el sector”, indica el informe de XL CATLIN. Tomando como referencia la opinión de diversas agencias de calificación, se señala que este movimiento supondrá una alteración limitada en el mercado tradicional de los seguros. Pero siguiendo también la opinión de las agencias, se destaca: “Las aseguradoras que no inviertan en digitalización e innovación durante los próximos años verán reducido su rendimiento operativo”.

by INESE