insurtech

Las Insurtechs se están convirtiendo rápidamente en parte del ecosistema de innovación general de la industria, en lugar de ser un elemento atípico. Por ello, recomiendan desde Deloitte, “no estaría de más que las aseguradoras revisasen el desarrollo de sus carteras de inversión en insurtech y qué ajustes deben hacerse”.

La consultora ha publicado recientemente su informe ’2020 Insurance Outlook’. En este trabajo, plantea una serie de ideas clave para que los responsables de negocio de las aseguradoras reflexionen sobre la relación con las insurtech.

Este informe confirma la gran mayoría de las inversiones en insurtech sigue procediendo de actores ajenos a la industria, como los fondos de capital riesgo. ¿Qué significa esto? Que la mayoría de los aseguradores siguen siendo espectadores y consumidores pasivos de insurtech. Por lo tanto, afirma la consultora, no participan activamente en su desarrollo y en la transformación de la industria.

En caso de las entidades que prefieran ser “observadores y clientes secundarios” en la carrera de las insurtech, “la clave estaría en ver cómo pueden los procesos se racionalizan para aprovechar la mentalidad empresarial y la agilidad de los proveedores”.

En lugar de tratar a insurtech como un nuevo tipo de proveedor, “más aseguradoras deberían tratar de colaborar con ellas”. Incluso, el informe anima a adquirirlas para poder alimentarse de su “cultura empresarial y su ingenio técnico”.

Inversión en máximos, aunque con menos proyectos

Por segundo año consecutivo, los lanzamientos de nuevas insurtechs se han detenido a nivel global, con solo un número reducido de entrantes en el mercado después de alcanzar un máximo de 212 en 2016. Sin embargo, la inversión global en este tipo de empresas continuó aumentando durante los tres primeros trimestres de 2019, estableciendo un récord de 3.260 millones de dólares, con aún tres meses por completar el año.