radar Desastres naturales vinculados al cambio climático, ciberseguridad, inteligencia artificial y regulaciones relacionadas con la protección del consumidor han sido identificados como los mayores desafíos para las aseguradoras en 2024, según el sexto informe anual Risk Radar de Global Insurance Law Connect.

Con el foco en la industria de seguros de España (el informe analiza 27 países) este informe revela que nuestro mercado se enfrenta a un entorno desafiante y dinámico en 2024. En concreto, se destaca que estos riesgos coinciden con los globales, en concreto, en evolución tecnológica, cambios regulatorios y una creciente conciencia sobre riesgos emergentes como el cambio climático y la ciberseguridad.

En el caso de la ciberseguridad según el informe «representa un desafío significativo para las compañías de seguros españolas, ya que la constante evolución de la tecnología obliga a las aseguradoras a mantenerse actualizadas con las últimas defensas y técnicas de seguridad». Los posibles ciberataques pueden exponer información personal y financiera sensible de los clientes, erosionando la confianza de los consumidores y dañando la reputación de la aseguradora, subraya.

«La ciberseguridad es un asunto crítico para las aseguradoras, ya que una brecha de seguridad puede tener graves consecuencias financieras, legales y reputacionales. Es crucial que las aseguradoras implementen medidas de ciberseguridad robustas y gestionen proactivamente los riesgos asociados», añaden los expertos.

Alta competencia = más innovación

Por otro lado, este informe pone de relieve como riesgo de alto nivel de competencia en el sector asegurador es otro riesgo significativo que tendrá un gran impacto en la forma en que las compañías de seguros operarán en 2024.  “La aparición de empresas tecnológicas en el sector ha incrementado la competencia en el mercado. Estas nuevas empresas ofrecen productos y servicios innovadores que desafían el modelo tradicional de seguros”, afirma el documento.

Por ello, alerta el despacho: «Las compañías de seguros tradicionales deberán adaptarse a este entorno competitivo mediante la adopción de nuevas tecnologías y la innovación en sus ofertas de productos para mantenerse relevantes y competitivas«.