estudios datos

Las empresas españolas adoptan tecnología disruptiva para mejorar la productividad y reclutar, motivar y retener a sus empleados, pero les cuesta implementar dicha tecnología debido a su alto coste y a la falta de información que ofrecen los proveedores. Así lo confirma un nuevo estudio de TomTom (TOM2) Telematics que ha realizado a 1.400 directivos europeos que han sido cuestionados sobre su actitud hacia las nuevas tecnologías.

El informe desvela que casi la totalidad de las empresas españolas (95%) cree que la tecnología es importante para reclutar, motivar y retener a los empleados. Al mismo tiempo, incrementar la productividad (34%), mejorar el servicio al cliente (25%), aumentar las ventas (10%) y reducir los costes del negocio (8%) son los factores de motivación más comunes a la hora de adoptar nueva tecnología.

Sin embargo, prácticamente tres cuartas partes de las empresas (74%) cree que hay una falta de información fiable para quienes buscan introducir nuevos sistemas tecnológicos. De hecho, el 32% de los encuestados cita la falta de información de los proveedores como uno de los mayores retos a la hora de adoptar nuevas tecnologías.

Y es que el mayor problema a la hora de implantar dichos sistemas es el coste, como lo atestigua el 54% de las empresas encuestadas. Un dato que contrasta con los resultados de otros países europeos, como Reino Unido, para los que el coste no es un factor tan relevante. Otras causas de desmotivación en España son la falta de experiencia dentro de la organización (33%) y la imposibilidad de encontrar un proveedor que se ajuste a la empresa (27%).