Existe una clara preocupación de las empresas por perder la confianza de los clientes en caso de un ciberataque relacionado con Internet de las cosas (IoT). Sin embargo, las mismas organizaciones reconocen no estar preparadas para esta situación, según una encuesta mundial de Trend Micro Incorporated.

Casi la mitad (43%) de los responsables de seguridad de la información (CISO) de las empresas reconoce que la seguridad es una cuestión primordial a la hora de implementar proyectos de IoT. Además, casi el 63% coincide en que las ciberamenazas relacionadas con IoT han aumentado en los últimos 12 meses (llegando al 71% en Reino Unido y Estados Unidos). Pero solo la mitad (53%) opina que los dispositivos conectados son una amenaza para su propia organización.

El resultado de la encuesta también revela la necesidad de unas pruebas mínimas antes de la implementación del IoT, que garanticen que los nuevos dispositivos añadidos a entornos corporativos son seguros. Las empresas afirman haber experimentado un promedio de tres ataques a dispositivos conectados en los últimos 12 meses.

El 52 % de las empresas consultadas asegura que la principal consecuencia del resultado de sufrir una brecha de seguridad sería una pérdida de la confianza del cliente, seguida de una pérdida económica (49%), pérdida de información de identificación personal (32%), sanción económica de los reguladores (31%) y una violación de las normas de seguridad de datos (28%).