estadísticas fintech

El auge de las fintech revitaliza la experiencia del cliente en el ámbito de los servicios financieros, sin embargo, muchas de ellas han comprobado que están solas en su batalla para lograr el éxito. Por ello, y debido a las fortalezas complementarias que aportan, las fintech están cada vez más interesadas en establecer una colaboración simbiótica con las empresas tradicionales de servicios financieros a las que, en su día, pretendían desbancar. Esta es la principal conclusión que revela el informe mundial de FinTech (World FinTech Report 2018) elaborado por Capgemini y LinkedIn en colaboración con Efma.

El informe examina cómo las fintech están transformando la experiencia de usuario en los servicios financieros, con una mayor centricidad en el cliente y el uso de las nuevas tecnologías, así como estudia el potencial de las relaciones simbióticas entre estas y las entidades financieras tradicionales y el papel creciente de las bigtech en este sector.

Y es que, según se pone de manifiesto, la elevada competencia y las exigencias cada vez mayores del consumidor están generando una demanda muy acusada de simplicidad y personalización. «Las fintech utilizan los datos de los clientes para ofrecer soluciones personalizadas y, a la vez, servicios digitales rápidos y disponibles 24/7 a través cualquier tipo de dispositivo«, subraya el documento.

No obstante, según los resultados, los clientes de servicios financieros confían más en las marcas tradicionales que en las fintech. Penry Price, vicepresidente de Soluciones Globales de Marketing de LinkedIn, afirma que: “Las fintech están encontrando el éxito gracias a una filosofía de centricidad en el cliente que corrige las carencias de las entidades tradicionales. Estas deficiencias abrieron las puertas a las fintech, pero la confianza en las entidades tradicionales sigue siendo importante para los clientes”.

Crear un ecosistema eficaz de colaboración

Un 90% de las fintech señala que proporcionar agilidad frente a sistemas tradicionales (legacy) y mejorar la experiencia del cliente son sus ventajas competitivas fundamentales; y un 76% señala su capacidad de desarrollar nuevos productos y servicios y su aplicación de la innovación a los productos y servicios existentes. Su reto ahora es seguir creciendo y crear modelos de negocio económicamente viables. A pesar de que las fintech han conseguido captar cerca de 110.000 millones de dólares en financiación desde 2009, el informe se detiene en que muchas podrían acabar fracasando si no crean un ecosistema eficaz de colaboración ya que se enfrentan a retos como la expansión a otros mercados, conseguir la fidelidad del cliente y contener los costes operativos de escala.

Al mismo tiempo, las entidades financieras tradicionales están adoptando muchas de las mejoras propiciadas por las fintech en los servicios al cliente, sin descuidar sus fortalezas características como, entre otras, la gestión de riesgos, las infraestructuras, la experiencia en el ámbito regulatorio, la confianza del cliente y el acceso a capital. Ciertamente, fintech y entidades tradicionales ganarán al unísono con una relación colaborativa y simbiótica, remarca el informe.