startup siluetasLos despidos en startups aumentaron en mayo un 350% a nivel mundial y se prevé que esta tendencia negativa afecte incluso a startups que han levantado una ronda recientemente. Así lo pronostica Matias Bonet, CEO de Smashforward, CTO de lemon.markets y experto en fundación e inversión de startups, quien señala que “en Europa, se producirá una importante reducción de la demanda de empleo en las startups, siendo más selectivo y reduciendo hasta un 80% sus contrataciones”.

Datos recopilados por Layoffs.fyi, un rastreador de despidos tech, apuntan a un cambio de paradigma tras la pandemia, época en la que los inversores se mostraban optimistas sobre las nuevas empresas tecnológicas por la digitalización a la que la población se vio obligada por los confinamientos y las restricciones. Esa situación empujó a los inversores a inyectar grandes niveles de capital en el sector tech, elevando a máximos históricos el valor de las sus acciones en el mercado de valores.

Sin embargo, la nueva tendencia apunta a un descenso en el interés de los inversores por las startups, algo que, no obstante, ofrece la oportunidad a las pequeñas y medianas empresas emergentes de ser más competitivas frente a otras grandes startups de mayor envergadura. En este sentido, cabe señalar que la contratación de talento ha sido una de las mayores problemáticas para el desarrollo de este tipo de empresas tech, ya que, por su naturaleza, no podían igualar las ofertas que las grandes startups ofrecían a sus nuevos talentos.

La cuestión del talento digital

Según Bonet, “en los últimos años, las startups más potentes han sido las que más facilidad han tenido para la captación de talento digital. Sin embargo, el escenario actual, donde estas compañías verán como desciende la inversión externa en sus proyectos, se convierte en una oportunidad para las pequeñas y medianas startups, que podrán ser más competitivas y tendrán una mayor oportunidad para captar talento”.

Las reducciones de contratación y los despidos masivos son una opción común para que las nuevas empresas aumenten la cantidad de tiempo que pueden sobrevivir antes de quedarse sin capital. Además, Bonet también prevé que “los ajustes en la plantilla y el descenso en la tendencia de contratación se mantendrá durante los próximos 6-9 meses y, precisamente por ello, los equipos de administración de muchas startups están trabajando en la hoja de ruta a ejecutar en las próximas semanas”.