Logotipo de Lemonade

Por fin, tras 18 meses, Lemonade se ha puesto en marcha y con ello, la empresa emergente, que había sido el centro de atención tras recaudar 13 millones de dólares (11,6 millones de euros) de financiación para su lanzamiento, acaba de desvelar cuál será su modelo de negocio.

Se trata de aseguramiento P2P (en lenguaje tecnológico) o mutual (en lenguaje asegurador de toda la vida), con una magnífica experiencia de usuario (cotización, aseguramiento y pago del siniestro rápido, gracias al uso intensivo de la tecnología) y, aquí viene la novedad (o no), con la posibilidad de que el beneficio anual tras el pago de siniestros se destine al proyecto solidario que el cliente elija.

De momento, el asegurador ha iniciado sus operaciones (en seguro de Hogar, tanto para propietarios como para inquilinos) en el Estado de Nueva York, pero con la idea de extenderse al resto del país.

¿Cómo funciona? La aseguradora pide al cliente cuando se da de alta que elija un proyecto solidario (cuenta con 15 organizaciones, pero el objetivo es que los clientes puedan proponer sus propias oenegés). Su póliza –descontado un 20%, de donde la empresa obtiene su beneficio, además de asumir los gastos comerciales y de gestión– se unirá a la de todos los que han optado por el mismo proyecto formando un fondo mutual para pagar los siniestros. Todo lo que quede de beneficio se destinará a ese proyecto al final de año.

¿Qué es lo que piensan estos emprendedores, que cuentan con el respaldo reasegurador de BERKSHIRE HATHAWAY, EVEREST RE, HISCOX, MUNICH RE, TRANSATLANTIC RE, XL CATLIN y de dos sindicatos del LLOYD’S? Que el fraude descenderá cuando el perjudicado no es la aseguradora, sino una obra social. Si engañas, estás engañando a quien más lo necesita. “A diferencia de cualquier otra compañía de seguros, no ganamos nada al retrasar o rechazar reclamaciones”, explican desde la entidad que confirma que, por ello, la mayoría las pagarán al instante.

En la presentación de la compañía, su CEO, Daniel Schreiber, recuerda que su empresa es una vuelta a los orígenes del seguro y que Lemonade no está tan lejos de aquellos primeros tiempos de nacimiento del LLOYD’S. Un seguro más social y menos mercantilista. Como si las mutuas no siguieran existiendo; como si estos chicos hubieran inventando el seguro.