conexion

Diez empresas españolas, entre ellas Línea Directa y MAPFRE, trabajan juntas con el consorcio Alastria para desarrollar un modelo de identidad digital autogestionada con la tecnología blockchain. Esta iniciativa, denominada Dalion, dotará a los usuarios de control de sus datos personales.

La identidad autogestionada permite que una persona pueda tener sus datos personales en una sola identidad digital, respaldados por las empresas colaboradoras y almacenados en su propio dispositivo móvil.

El usuario podrá decidir con quién los comparte en cada momento. Todo ello de forma rápida, sencilla y segura. Ayudará así a contratar cualquier servicio sin tener que rellenar tediosos formularios.

Por ejemplo, el usuario podrá utilizar sus datos validados por otras entidades para alquilar un coche, contratar un seguro, pedir un préstamo, dar de alta el servicio eléctrico, o cualquier servicio que el usuario desee, todo en pocos clics.

Nuevos modelos de negocio, mayor eficiencia y más beneficios

A las empresas participantes (están también Banco Santander, Bankia, BME, CaixaBank, Inetum, Liberbank, Naturgy y Repsol) este desarrollo les permitirá mayor eficiencia. También mejoras en diferentes procesos, como el alta de usuarios.

Además, con el objetivo de trasladar su capacidad de innovación a la vida de las personas, el proyecto permitirá a las entidades colaboradoras diseñar nuevos modelos de negocio (individuales y/o conjuntos) para mejorar la experiencia de usuario a partir de las potencialidades de la identidad digital autogestionada.

En la prueba de concepto completada, las entidades han comprobado que la solución funciona satisfactoriamente. Este mes comienza la siguiente fase del proyecto, que tiene como objetivo completar en los próximos seis meses los desarrollos para poder desplegar esta solución en un entorno productivo real en mayo de 2021. Las empresas colaboradoras en esta prueba de concepto ven gran potencial para todos los sectores

El proyecto Dalion busca diferenciarse de las soluciones tradicionales de Single Sign-on (SSO), tipo Google o Facebook, centrándose en que la identidad digital, compuesta por múltiples atributos (credenciales), está certificada y validada por los emisores de dichas credenciales. Esto permite utilizar una única solución para la contratación segura de cualquier tipo de servicios por internet, que hasta la fecha requería mecanismos complejos específicos de cada empresa o presencia física.