data centosdatos ia 750En España, el número de centros de datos ha aumentado significativamente, alcanzando el centenar, lo que está fortaleciendo el tejido empresarial del país. La mayoría de estos centros, que existen desde la década de los 90, pero están creciendo exponencialmente, hasta el punto de convertir al país en un territorio competente a nivel europeo en materia de datos, se encuentran en Madrid, aunque otras regiones como Galicia, Cataluña y Andalucía también están viendo un crecimiento en esta infraestructura.

Los beneficios que aportan estos demostradores han llevado al Ministerio para la Transformación Digital y de la Función Pública a lanzar el programa ‘Espacios de Datos Sectoriales’, con el que se destinan ayudas de 150 millones de euros para el desarrollo de centros demostradores y casos de uso. Los últimos datos revelan que se han presentado hasta 164 solicitudes, siendo los sectores salud, movilidad sostenible o agroalimentario los que suman mayor subvención solicitada para el desarrollo de sus demostradores.

“Nos encontramos en una era de digitalización creciente y países como España están avanzando hacia un entorno colaborativo que permita alcanzar retos colectivos de una forma innovadora”, apunta Lucía Castro, gerente del Hub de Innovación Digital DATAlife.

El reciente establecimiento del ‘demostrador multisectorial DATAlife’ en Galicia, apoyado por el Centro de Supercomputación de Galicia (CESGA), es un ejemplo de cómo estos centros están expandiéndose fuera de la capital. Estos demostradores ofrecen un entorno seguro para compartir datos, garantizando la privacidad y creando espacios de datos extensibles.

Desde hace años se recurre al término ‘OneHealth’ para hacer referencia al enfoque que pretende que la salud sea vista “como una sola”, entendiendo que la salud de las personas, los animales o el medioambiente están ligadas entre sí, por lo que la colaboración y la comunicación en este ámbito son claves. Aquí es donde entra en juego el papel de los datos y, más concretamente, de los demostradores. Además, la disponibilidad de datos es crucial para la competitividad y el desarrollo tecnológico de las pymes, especialmente en un contexto de baja digitalización.